PRINCIPAL     
 Sobre el Portal
 Portada

    

     BIBLIOTECA      
 Entrada biblioteca
 Índice alfabético
 Escuelas y estilos
 Índice cronológico
 Nacionalidades

   

     ACTUALIDAD      
 Noticias
 Certámenes poesía
 Artículos
 Más vendidos

  

     RECURSOS      
 Lista de premios
 Enlaces web
 Historia de la poesía
 Métrica y teoría
 Taller de poesía

      

Añadir a favoritos

Página de Inicio

Correo electrónico

  

 

 

 

Historia de la Poesía Hispanoamericana  

Ir a índice

Siglo XIX y Romanticismo

 

Introducción

Alrededor de 1830 la mayor parte de la América hispana se ha independizado de la metrópoli, España. El resultado no fue del todo el deseado por los ideólogos de la revolución: la ruptura total con la cultura peninsular. Sin embargo, se promocionaron literaturas "más avanzadas" como la francesa. Como resultado, la poesía hispanoamericana inicia un lento despegue hacia un rumbo propio. A pesar de todo, los románticos americanos no dejan de leer autores españoles.

Por otro lado, cabe destacar la vinculación entre literatura y política en el XIX americano. Las nuevas naciones, que nacieron de los criollos apoyados en los ideales de la ilustración y las revoluciones norteamericana y francesa, reaccionan contra el propio racionalismo ilustrado y, bajo la exaltación patriótica propia del romanticismo,  se cantan a las nuevas identidades nacionales. Se elaboran historias de la literatura nacionales y se trabaja para alcanzar una identidad cultural nacional en cada nuevo país.

Tras los ideales ilustrados y la emancipación

de España, el Romanticismo exalta las nuevas

identidades nacionales.

 

Así las cosas, los poetas románticos posan sus ojos en nuevas literaturas, lo que supone el fin del monopolio de la poesía peninsular española en el continente, pero no su desaparición. Predomina fundamentalmente la francesa. De hecho, el romanticismo hispanoamericano es heredero de estos dos países, España y Francia. Desde la década de 1810 hasta 1870, la sociedad sufre cambios de importancia: queda abolida la esclavitud y la servidumbre de los indios y en el orden económico, se implanta el sistema liberal.

 

Características generales

El romanticismo llega a Hispanoamérica con su estructura fundamental: exaltación de los sentimientos, visión del poeta como creador libre, subjetivismo, el amor como tema predilecto, evasión y al mismo tiempo compromiso, gusto por lo decrépito, lo melancólico, ambientes y temas históricos... De hecho, el romanticismo es una de las etapas artísticas mejor definidas internacionalmente, donde las diferencias no son excesivamente diferenciadoras.

 

Evidentemente, en América del Sur se establecen rasgos comunes que lo distinguen del romanticismo europeo o norteamericano. Un ejemplo es, en el marco romántico, el tema histórico. Si los románticos europeos se decantan primordialmente por los paisajes góticos, los americanos, en consonancia con la emancipación de España, prefieren paisajes y temas precolombinos. Por esta senda, el romanticismo suramericano desarrolla un tema ya latente en época colonial: "el buen salvaje", en contraposición con los vicios de la vida urbana importada del europeo. Así mismo, el gusto por lo irracional y la naturaleza como expresión de libertad, se magnifican aún más.

 

Como sucediera con el renacimiento y el barroco, el romanticismo, otra tendencia europea al fin y al cabo, se impregna del colorido y la personalidad de lo americano. Otra diferencia es que si en Europa el romanticismo tuvo una vertiente revolucionaria ligada al liberalismo (en lucha con el absolutismo del viejo continente) en la América recién emancipada el romanticismo se centró más en aspectos patrióticos, ya que salían de manos de criollos liberales, clase en el poder, principalmente. Las reivindicaciones de los poetas se concentraba en confirmar las identidades nacionales recién adquiridas. Sin embargo, a partir de 1860 los poetas se centrarán más en sus sentimientos.

 

Poesía Romántica hispanoamericana

El romanticismo llega a suelo americano por dos vías, una de influencia francesa y otra con mayor tradición española. Por un lado el escritor argentino Esteban Echeverría (1805-1851), tras su viaje por Francia, llega a su país influido por Hugo, Lamartine o Chateaubriand, introduciendo el romanticismo. El movimiento se extiende a Chile y Uruguay. Con un romanticismo de corte español, José Joaquín de Mora (1782-1864)  viaja por Argentina, Chile, Bolivia y Perú. Fernando Velarde (1821-1880) reafirma los principios de Mora, pero con una poesía grandilocuente. Divulgará su poesía por Cuba, Perú, Ecuador, Bolivia, Chile, Colombia y Guatemala, convirtiéndose en ídolo de la juventud.

  

José María Heredia

Uno de los grandes nombres de la poesía romántica fue José María Heredia (1803-1839), nació en cuba y fue poeta precoz, de temas amorosos y patrióticos. Gertrudis Gómez de Avellaneda (1814-1873), también cubana, practicó un romanticismo próximo a veces a los poetas místicos. Su poesía se centra en el tema del amor desdichado y pesimista como puede verse en algunos de sus sonetos más conocidos: A partir, A él, A la poesía, publicados antes de 1841 y recogidos en un libro de poemas en 1851. Otros románticos a recordar son José Manuel Marroquín, José Eusebio Caro, Juan Clemente Zenea, Eduardo Acevedo Díaz, Juan Díaz Covarrubias y Francisco González Bocanegra. Del romanticismo tardío cabe destacar al peruano Ricardo Palma y a Carlos Guido Spano, Ricardo Gutiérrez, Olegario V. Andrade,  Manuel María Flores y Manuel Acuña.

  

Otras tendencias del siglo XIX

Previa al romanticismo, pero casi coetánea, encontramos la poesía de Andrés Bello (1781-1865), de corte neoclásico. Es sin duda uno de los más destacados líricos del siglo.

 

Por otro lado, en el contexto del nuevo patriotismo y del ansia de libertad romántica, nace en Argentina la poesía gauchesca, aquella cuyo protagonista es el gaucho de la Pampa, idealizado como héroe en libertad. Su máxima figura es el poeta argentino José Hernández (1834-1886).

 

Por último, decir que fue a finales del siglo XIX cuando la primera corriente genuinamente americana, el Modernismo, se perfila en poetas como el cubano José Martí (1853-1895) y el mexicano Manuel Gutiérrez Nájera (1858-1895).

    

Volver

  

© Portal Poesía VersOados 2003-2007