Volver al inicio

Busca en Solo Apuntes con FreeFind
← Tema 22• •Metafísica• • Tema 24→

Metafísica

EL PROBLEMA DEL MAL

Autora: Vikita

Bibliografía: MARTÍNEZ MARTÍNEZ, F.J.: Metafísica, UNED, Madrid, 1988.

Tema 23 -LA CONSIDERACION ONTOLOGICA DEL MAL

MAL metaFISICO, MAL FISICO Y MAL MORAL

Leibniz en la tradición occidental, el mal metafísico va ligado a la imperfección y a la falta de ser; globalmente se encuentra dominado por el bien, con lo que es una visión esencialmente positiva. El principio de plenitud considera que el universo es un plenum formarum y que en el, ninguna potencialidad del ser debe quedar incompleta. El principio de continuidad esta asociado al de plenitud, en el que los seres se imbrican en un mundo continuo, que pasa de un eslabón de ser a otro mediante variaciones imperceptibles.

A estos principios se una gradación unilineal, que da lugar a un orden jerárquico que va desde los seres mas ínfimos hasta el ens perfectissimum pasando por todo los posibles grados que son infinitos.

Plotino la materia es el mal debido a su indeterminación, a su falta de cualidades propias. El mal ligado a la materia es el mal primario, ontológico, al cual sigue el mal moral, que aparece en el alma, debido a la cercanía de este a la materia.

Los gnósticos dualidad del ser; dos almas, la terrena y la psíquica, existiendo un todo con un todo por la potencia inefable de Dios; refleja la dualidad entre un Dios malo, el Demiurgo, y uno bueno.

EL MAL COMO PRIVACION

El pensamiento cristiano medieval concibe la idea de mal como carencia, como imperfección y limitación consustancial a las criaturas. En la Patrística griega hay una tendencia a resaltar el aspecto metafísico del mal considerado como una carencia en la creación. La Patrística latina se considera el mal desde el punto de vista moral, como pecado. El mal en S. Agustín, es todo lo contrario a la naturaleza.

La Bondad de Dios ordena; el principio de orden asegura un lugar a todas las cosas, incluidas las defectuosas, y el optimismo cristiano aspira a recuperarlas mediante el movimiento ordenado, por medio de la Redención. El mal es la privación del bien, que se identifica con el ser. No hay ninguna cosa que sea completamente mala porque entonces dejaría de ser pura y simplemente.

Pseudo Dionisio -La existencia del mal es, accidental; es la privación y defecto, debilidad, desproporción y error.

Tomás de Aquino considera el mal como una privación de un bien particular mas que como una realidad en si. Es el sujeto en el que se da el mal quien tiene realidad. El bien es un bien universal al que se reducen todos los bienes. Dado el paralelismo entre ser y bien, todo lo que es alguna realidad debe ser un bien particular, luego el mal es la privación de algún bien particular. El carácter de culpa y el mal moral esta relacionado con el aspecto interior, con la voluntad y no tanto con el aspecto exterior; el mal moral depende del libre albedrío.

LA TEODICEA Y LA JUSTIFICACION DEL MAL

La teología como intento de explicar la existencia del mal en el mundo y la cuestión del sentido de la vida, acudiendo a la existencia y actuación de un Dios bueno. Dejando aparte la hipótesis teista, la teodicea entendida como antropodicea o cosmodicea puede considerarse el intento de explicar racionalmente las cuestiones del sentido y el problema del mal, acudiendo solo a hipótesis naturales y humanas. Leibniz, ofrece su teodicea como un Discurso sobre la Bondad de Dios; consiste en un diálogo crítico con filósofos de su época. El principio fundamental es que Dios es bueno, omnisciente y todopoderoso, y considera el mundo como el mas perfecto de todos; todas las cosas están relacionadas entre si.

Antes del mal moral (el pecado), existe un mal metafísico; Dios es la causa del material del mal que consiste en lo positivo, y no de lo formal de este, que consiste en la privación.

El mal es algo accidental, una privación; desde el punto de vista moral, el mal depende de la voluntad humana, es libre. El hombre es libre e igualmente Dios, que no esta sometido a una necesidad radical para actuar, para crear el universo, frente a Espinosa para quien Dios daba lugar de forma necesaria al universo. El alma es como un autómata espiritual, que actúa en virtud de sus propias leyes y de sus estados precedentes, y sin embargo sus acciones son contingentes, y libres, no necesarias con una necesidad absoluta.

La desgracia de las criaturas se produce por concomitancia, como producto de la realización de bienes más grandes. A veces el orden del todo exige el desorden de alguna parte. Como todos los posibles no son compatibles, cuando Dios crea el universo, se ha producido una lucha entre los posibles y han obtenido aquellos que todos juntos produjesen el máximo de realidad, de perfección y de inteligibilidad.

LA CUESTION DEL MAL DE RICOEUR

Esta concepción cristiana del mal, recibe una inflexión antropológica, analiza la debilidad constituyente del hombre y la expresión simbólica del mal a través de los mitos de la creación, del primer hombre y del alma exiliada.

La visión conflictiva del ser humano, que hace del mismo un ser constitutivamente frágil, debido a que a la posibilidad del mal moral esta inscrita en su constitución; mas que en la limitación metafísica en la desproporción constitutiva del ser humano, esa no-coincidencia de si mismo que el sentimiento revela.

El paso de esta capacidad del mal a la realidad del mismo, lo lleva mediante el análisis de la confesión a través del estudio de la simbólica del mal: la mancha, el pecado y la culpabilidad. El significado físico del mal, esta ligado al contacto con lo impuro. Se individualiza y subjetiviza en la soledad de la conciencia culpable. Todos los símbolos primarios, se recapitulan en la noción siervo-arbitrio y exigen la mediación de un lenguaje específico. Los mitos de creación, enfrenta el caos con el acto creador de Dios. Los mitos de caída (pecado original), tiene lugar accidentalmente. Los mitos trágicos, debidos al castigo de Dios, y los del alma supone una escisión entre cuerpo y alma en el ser humano.

Mito Adánico de la caída hay que comprender el mal superando la visione tica del mal, propia del uso alegórico de los símbolos y la visión trágica del mal, propia del uso gnóstico de los mismos, dando lugar a una visione tico trágica que concilie las dos visiones opuestas.

Subir al principio del documento



Última actualización: Mayo 2006
 

Página alojada en Filosofía.tk

 

© 2006 filosofia.tk