Volver al inicio

Busca en Solo Apuntes con FreeFind
← Tema 6 (II)• Ética • Tema 7 →

Tema 6. Los diversos tipos de racionalidad

Bibliografía:

CORTINA, A. Ética mínima, Tecnos, Madrid, 1983.
HABERMAS, J.: Cf. el texto recogido en C. Gómez Sánchez, Doce textos fundamentales de la Ética en el s. XX, Madrid, Alianza, 2002.
MOORE, G. E.: Cf. el texto recogido en C. Gómez Sánchez, Doce textos fundamentales de la Ética en el s. XX, Madrid, Alianza, 2002.

Autor: Vikita75

ADELA CORTINA -EL PROBLEMA DE LA FUNDAMENTACION

1. LA CUESTION DEL FUNDAMENTO.

Uno de los problemas clave de la moralidad es la cuestión de la fundamentación de los juicios que componen el discurso moral.

2. El ámbito de lo moral - ¿fundamentación de la ética o fundamentación de la moral?

La moral y la ética son dos dimensiones distintas de pensamiento y lenguaje; a la moral corresponde aquellos códigos y juicios que pretenden regular las acciones concretas de los hombres, ofreciendo normas de actuación con contenido a la pregunta: ¿Qué debo como hombre hacer? La respuesta esta formulada de forma prescriptiva.

La aparición de la filosofía trae consigo la aparición de la filosofía de la moral –ética. No se ocupa del contenido de las prescripciones morales, sino que intenta dar razón de dichas prescripciones; ¿Es razonable que existan juicios expresados pragmáticamente en la forma que denominamos moral?

Investigar el fundamento de la moral es tarea de la ética; etapas:

a) determinar si lo moral es una dimensión humana irreductible a las restantes por poseer caracteres específicos

b) elaborar las categorías necesarias para concebir semejantes características

c) hacer inteligibles las características proponiendo la razón de que las haya.

La fundamentación de la ética es tarea de la metaética. La legitimación de la ética como saber autónomo estriba en mostrar la necesidad de que exista.

3. CARACTERES DE LA DIMENSION MORAL.

Para determinar las características de lo moral, es necesario recurrir a algún dato que se denomine moral y que sea susceptible de un análisis intersubjetivo posible (interviene la opción metódica del investigador).

Paso 1 -Zubiri –estructura moral –mundo jerárquico de valores (conciencia moral); la conciencia moral como fenómeno moral –percepción de normas especificas como morales, a las que se puede aplicar un análisis introspectivo o trascendental; el hecho moral – juicios emanados de la razón o los sentimientos y la existencia de un lenguaje al que consideramos moral.

Paso 2 – destacar lo específico de este dominio mediante un análisis del punto de partida. Dependerá de la naturaleza del dato inicial adoptado y del método filosófico asumido. Se realizara un análisis del uso lógico de las expresiones el conjunto de reglas que decide sobre su empleo.

¿Qué se puede sacar del análisis semiótico de las expresiones morales?

Línea prescriptivista- Kant, Hare y Hierro – condiciones de uso del término moral

a) los juicios morales tratan de regular la conducta humana, considerándolos como prescripciones en sentido amplio.

b) las prescripciones se refieren a actos libres( responsable e imputables)

c) lo moral aparece como instancia última de la conducta el discurso moral aparece como razonable aunque no es exclusivo de las prescripciones morales.

Específicas de tales prescripciones serian la autoobligación (emana de la conciencia humana); la universalidad- quien se siente sujeto a este tipo de obligación moral, la extendería a todo hombre; carácter incondicionado; ilegitimidad de derivar enunciados prescriptivos a partir de enunciados fácticos. Los juicios de la moral no pueden derivarse de constataciones empíricas, porque de los hechos empíricos no puede surgir obligación alguna; aunque deben ser justificados (no lógico-formalmente deducidos) sobre la base de juicios de hechos no fácticos.

Paso 3 - ¿Hay razones que justifiquen la existencia de juicios que presentan en su forma lógica unas pretensiones como las expuestas?

a) El positivismo- cientificista niega la posibilidad de una fundamentación racional de los juicios morales

b) El Racionalismo Critico rechaza cualquier intento de fundamentación ultima, sea de la moral, sea del conocimiento

c) En el caso de que una justificación moral necesaria, es optar por un tipo determinado de fundamentación.

4. LA CUESTION DEL FUNDAMENTO.

5. El rechazo cientificista de la fundamentación de la moral.

El uso que se haga de la ciencia constituye un peligro; identificar racionalidad y cientificidad, declarando irracional toda propuesta de moralidad lleva a la destrucción cósmica.

Cientificismo de Comte y Mach, desarrollado en el neopositivismo lógico occidental- renuncia a denominar saber a la reflexión práctica y reduce a objetivismo la objetividad del conocimiento.

Aparece una escisión teoría-praxis, conocimiento-decisión, reservando para la teoría y el conocimiento (científicos) toda posible objetividad y racionalidad, mientras que las decisiones morales quedan relegadas al ámbito subjetivo.

Este reduccionismo cientificista se respalda en los conceptos de racionalización y progreso de Weber. La forma de racionalidad tecnológica medios-fines era el único estándar normativo bajo el que el sociólogo debía evaluar las acciones para entenderlas sin valoración.

La repercusión de este concepto tiene su repercusión en occidente a través del sta de complementariedad.

Weber entiende en su reconstrucción de la historia, la racionalización como el progreso de la puesta en vigor de la racionalidad medios-fines en todos los sectores del sta socio-cultural. La consecuencia practica seria que el progreso humano, tiene su complemento en abandonar la idea de una fijación racional de valores o normas últimos, por decisiones últimas pre-racionales de conciencia ante un pluralismo. Al sta de complementariedad se suman tanto el neopositivismo como el existencialismo, aunque las valoraciones sean distintas.

Los inconvenientes del cientificismo son resaltados por el Racionalismo Critico y por la filosofía de la reflexión, a partir de la Escuela de Francfort.

El racionalismo critico –La separación entre el ser y el deber ser, y la asignación del ser como objeto al conocimiento y del deber a la decisión, impide injerencias de la ciencia en la ética; esta concepción obliga a establecer una critica de los valores (búsqueda de contradicciones para nuestras hipótesis y en la admisión de que la realizabilidad de un fin se debe unir al conocimiento de las ciencias reales) – la critica racional científica a la ética.

La filosofía de la reflexión – Representantes de la E. de Francfort, la pragmática trascendental y el Reconstructivismo de Erlangen, lanzan frente al cientificismo, las críticas de la esencia:

1) La ciencia privada de fundamento reflexivo se convierte en ideología.

2) El cientificismo bloque toda fundamentación de la moral, pudiendo romperse: la posibilidad misma de la ciencia exige la moral; si la moral es irracional, así lo es la ciencia. Si pretendemos que los logros científicos valgan intersubjetivamente, tiene que ser posible que valgan intersubjetivamente las normas propuestas por los científicos, no que valgan subjetivamente, en virtud de una decisión prerracional (ciencia decisionista).

3) Los supuestos del cientificismo, que son dogmáticamente decididos, se imposibilita toda argumentación acerca de fines últimos.

4) A la tesis de la complementariedad, se ha llegado mediante la descomposición de los supuestos del derecho natural y del cristianismo, llevando a una fundamentación autónoma de normas de libertad de conciencia. La separación iglesia-estado, comporta la privatización de las pretensiones de validez religioso morales, la neutralización axiológica de la vida publica, la amoralizacion del derecho y la fundamentación convencionalista de la política en los stas democráticos.

Frente al liberalismo tardío de fundamentar convencionalmente la vida publica, se expone las siguientes objeciones:

a) la validez de las consideraciones necesita, una base moral; es necesario suponer, la validez intersubjetiva de la moral de mantener las promesas hechas.

b) Stas de derecho que no pueden legitimarse moralmente

c) No hay una interpretación ético-normativa de las decisiones de los individuos, siendo así que la suma de las decisiones no tiene por qué dar lugar a una decisión racional.

d) Un acuerdo democrático, basado en el consenso fáctico, compromete solo a los participantes, y no vincula ni tiene en cuenta a cuantos, afectados, no han participado en el.

LA REPULSA DEL RACIONALISMO CRITICO A TODO INTENTO DE FUNDAmetaCION ULTIMA, SEA DEL CONOCIMIENTO SEA DE LA MORAL.

La pregunta por el fundamento nos conduce a la ciencia cuando se trata de argumentos y validez: lógica formal – a través de consecuencias lógicas no se gana contenido; un argumento deductivo valido no dice nada acerca de la verdad de sus componentes. El fundamento no es más verdadero que lo fundado.

Universalismo del Principio de la razón Suficiente – cuando se exige una fundamentación para todo, debe exigirse tb para los conocimientos a los que se ha retrotraído la concepción a fundamentar o el conjunto de enunciados. Estas pretensiones conducen a tres imposibilidades – Trilema de Münchhausen:

a) Regreso al infinito
b) Circulo vicioso en la deducción
c) interrupción del proceso en un momento determinado que es una suspensión arbitraria del principio

Un dogma es un enunciado en el que su verdad es cierta y no precisa de argumentación.

La búsqueda del fundamento conduce al dogmatismo- es el cognoscente quien decide si esta dispuesto a reconocer como inmunes determinados conocimientos.

En la dogmatización la voluntad de certeza triunfa sobre la voluntad de resolver problemas; excluye la discusión racional, siendo necesario sustituir metodológicamente el Principio de razón Suficiente por el de la prueba critica, que consiste en cuestionar todos los enunciados con la ayuda de argumentos racionales. Este principio pasa a convertirse de postulado en hipótesis que debe confrontarse con otras.

En la ética, la interrupción de la arbitraria en el proceso de fundamentación puede hacerse:

a) tomando como fundamento la intuición
b) axiomatizando
c) utilizando como base la experiencia
LA NO UNIVOCIDAD DEL TERMINO "FUNDAMENTACION"

6. Fundamentación lógico-sintáctica y fundamentación filosófica. La critica de Apel a la noción de fundametanción del Racionalismo Critico.

Apel trata de demostrar si – y si sí en que sentido- el principio de fundamentación(o de justificación), puede ser sustituido por la prueba critica, o si – y si sí en que sentido –este principio no debe ser mas bien presupuesto por el principio de la critica intersubjetivamente valida.

Aristóteles distinguió entre dos paradigmas de justificación de argumentos, a la hora de intentar una fundamentación de la lógica. El primero, la racionalidad matemática, se identifica con el modelo de argumentación según el Racionalismo Critico, el neopositivismo y la filosofía analítica. Aristóteles limita este modelo de fundamentación a un órgano para el control objetivante de argumentos, que descansa en axiomas indemostrables.

Desde el punto de vista filosófico, la fundamentación de argumentos consiste en descubrir aquellos presupuestos sin los que la argumentación es imposible – procedimiento- autorreflexión.

La evidencia que busca Descartes, es de orden epistemológico y tiene en cuenta la dimensión pragmática e los argumentos. La evidencia no se identifica con la evidencia silogístico- objetiva, sino con la evidencia dialógica de la contradicción, captada mediante autorreflexión (te digo que posiblemente no existe).

7. Diversos niveles lógicos de la noción de fundamento

Fundamento, razón suficiente. No son sinónimos de axioma, porque el modo axiomático de fundamentar es lógico-sintáctico, no filosófico.

Kant denomina "nociones de posibilidad", que se traducirían hegelianamente como condiciones de coherencia, que hacen de un contenido concreto un todo relacional coherente. La categoría de fundamento expresa, pues, la esencia de la reflexión en sí frente al puro ser.

El fundamento formal de un fenómeno, tiene el mismo contenido que la existencia de la que tendría que ser fundamento.

Si la existencia de juicios morales es un hecho empíricamente comprobable, el fundamento que los haga coherentes no puede encontrarse al mismo nivel empírico, porque no acrecentaría el conocimiento, sino que nos llevaría a una tautología de nivel.

El fundamento real – el fundamento y lo fundado difieren en el contenido, pero entran en juego la accidentalidad y la exterioridad a la hora de establecer la relación fundamental. La fundamentación propone una condición extrínseca y accidental. Es necesario tener en cuenta todas las determinaciones e investigar en que consiste todo lo expresado en el momento siguiente de la noción de fundamento.

La relación fundamental total –la verdad del fundamento radica en la relación total fundado-fundamento

La razón suficiente –método hegeliano síntesis-antitesis; el análisis de una fundamentación mas determinada, exige una categoría histórica mas verdadera.

Incluye el concepto de causa final, que no pertenece al nivel de la necesidad, sino al de la libertad.

8. FUNDAMENTAR LA MORAL.

Permanencia y universalidad de lo moral. Diversidad de morales – la permanencia de la forma contrasta con la pluralidad de contenidos, que coexisten; a partir de determinados estadios en la evolución de la conciencia moral colectiva, las propuestas morales se ofrecen bajo la forma de universalidad: pretenden valer universalmente; lo moral sigue presentándose como la forma de conducta a través de la cual se expresa el mas propio ser del hombre.

Ante la heterogeneidad de fundamentaciones de lo moral, hay que discernir que parte de verdad aporta cada una y en que se fundamenta lo moral para esgrimir tales pretensiones formales.

9. AMORALISMO ES UN CONCEPTO VACIO.

A partir de Wittgenstein, el hecho moral es, el de la existencia de determinados términos, modos de juzgar y argumentar, a los que se llama morales. El lenguaje moral es un juego lingüístico que cobra sentido porque viene respaldado por una forma de vida que lo sustenta. Renunciar a obrar dentro de una forma de vida u otra, implica no entender en absoluto el uso y significado de este tipo de términos. ¿Es concebible este tipo de vida?

10. LA EVOLUCION DE LOS TERMINOS "MORAL" Y "EVOLUCION"

Moral – realización de la vida buena; ajustamiento a normas específicamente humanas; aptitud para la solución pacifica de conflictos. Son concepciones teleológicas, porque no consideran que haya acciones buenas o malas en si; ante la elección, debemos preferir las acciones que produzcan mayor felicidad. A partir del estoicismo, aparece la moral del deber; los hombres tienden por naturaleza a su felicidad y se interesan por adoptar los medios más adecuados para alcanzarla. Si el hombre es el ser que tiene dignidad, entonces es capaz de sustraerse del orden natural, capaz de dictar sus propias leyes: es autolegislador, autónomo. Lo importante no es que juzgue sus acciones a la luz de la felicidad que producen, sino en realizarlas según la ley que se impone a si mismo, constituyendo su deber.

El ámbito moral, es el de la realización de la autonomía humana; esta vida tiene sentido porque consiste en la conservación y promoción de lo absolutamente valioso: la vida personal.

Tanto el teleologismo como el deontologismo, tienen su parte de verdad; la capacidad para producir felicidad, sea individual o colectiva, no es la medida única de la bondad de las acciones, demostrándose a dos niveles: a nivel de las acciones que afectan a otros y a nivel de las que afectan al sujeto moral mismo.

La verdad del deontologismo destaca en que ni la felicidad individual ni la colectiva, que constituye el bien subjetivo del hombre, puede anteponerse al respeto o promoción de lo valioso en si: la persona humana.

En los países democráticos de occidente, un nuevo concepto de moral se abre paso, primando la reflexión acerca del ámbito social, dejando en la oscuridad, el tradicional terreno de los deberes para consigo mismo.

La novedad de nuestro tiempo vendría dado en el hecho de situar el ámbito moral preferentemente en el de la solución de conflictos; esto exige la autonomía humana, y en lo que nos distingue como hombres: la racionalidad. En la racionalidad se muestra la disponibilidad para decidir leyes, para justificarlas a través del dialogo.

El fundamento de toda norma moral radica en haber sido legitimada a través del consenso.

Habermas, en su teoría de la evolución social, intenta desmontar el materialismo histórico y recomponerlo en una nueva forma nueva con el fin de alcanzar mejor la meta que se ha propuesto. Intentara reconstruir la historia de una lógica del desarrollo, que tiene en cuenta tanto el progreso en las acciones técnicas (racional-teleológicas), como en el de las acciones comunicativas, que son las que posibilitan el consenso sobre el que puede asentarse un obrar común.

¿En que consiste el progreso en la racionalidad comunicativa?

Dos niveles: si el sujeto manifiesta verazmente sus intenciones y si posee razones para avalar la pretensión de validez, es posible resolver las situaciones de conflicto argumentando acerca de la validez de las normas por las que se dirige la acción. El progreso se manifiesta, en el desarrollo de las fuerzas productivas, en las formas normativas de integración social, en los mecanismos de regulación de conflictos y en las imágenes del mundo en las cuales el individuo se reconoce como miembro de la sociedad.

El progreso se mide por el grado de intersubjetividad conseguido en la comprensión sin recurrir a la violencia.

¿Cuál será el hilo conductor para establecer los estadios de la evolución social? Las distintas etapas serán marcadas por homología con los estadios de desarrollo de la personalidad, sobre todo de la conciencia moral, de la social específicamente (modos de entender la fundamentación de las normas).

¿Qué es conciencia moral?

Habermas la entiende como capacidad de servirse de la competencia interactiva para una solución consciente de los conflictos de acción, relevantes en perspectiva moral. La Escuela de Erlangen, distingue entre situaciones de carencia (no hay acuerdo en torno a los medios para alcanzar los fines) y situaciones de conflicto (no hay acuerdo entorno a los fines últimos o normas supremas según las que actuar); el saber practico es aquel que indica qué fines debemos preferir o a qué normas supremas nos debemos someter las situaciones que amenazan conflicto.

El derecho y la moral definen el núcleo fundamental de la interacción. ¿Cuándo hablamos de personas moralmente buenas, nos referimos a la disponibilidad para solucionar dialógicamente los problemas, o debemos recurrir tb a elementos heredados de éticas anteriores?

¿El desarrollo de la conciencia moral viene determinado por los procesos cognitivos? ¿Evolución significa que los modos de fundamentación de los estadios iniciales quedan eliminados por caducos, o bien que tienen que ser englobados en el modo último de fundamentación; superados en sentido hegeliano?

En las dos primeras etapas, sociedades precivilizadas y civilizaciones arcaicas, los miembros de los grupos sociales reconocen su propia identidad, a partir de relatos míticos. Las justificaciones de normas son, narrativas, ya que se realizan a imagen del mundo mítico, estableciendo una identidad particularista.

Las civilizaciones desarrolladas, continuaran fundamentando sus normas a partir de la imagen del mundo con contenido; expansión de la tradición religiosa judeocristiana y la filosofía griega; ambas tratan de justificar normas por medio de argumentos, pretenden valer universalmente. Esta identidad objetiva, justificara un punto de vista moral universal.

Las normas que reclaman validez particular son sociales o técnicas.

El grupo universalista situaría los limites de la moral en el margen de los contenidos que él considerara tales, y juzgaría inmoral todo forma de vida situada allende a sus fronteras. La validez de los enunciados morales por el contrario, se justifican en base al reconocimiento del valor en los otros; solo pueden ser morales los principios que anuncian como inadmisible cuanto disminuya a la persona ajena o propia, y los que urgen a potenciar el ser del hombre ajeno o propio; hay que tener en cuenta los datos culturales, psicológicos y sociales.

Otro de los caracteres de la moralidad, es la argumentabilidad de las normas. A juicio de Habermas, la argumentación corre riesgo de convertirse en dogmático, porque precisa de principios unificadores que den razón del mundo en su conjunto, principios que se entienden ya como incuestionables.

En la primera modernidad, los principios pierden su carácter incuestionable y, tanto la fe religiosa, como la actitud teórica se tornan reflexivas.

La unidad entre la razón teórica y la práctica, es el problema clave de las modernas interpretaciones del mundo. Las justificaciones morales recurren al principio formal de la razón. Para saber si una norma moral es o no formal, hay que indagar la forma de la razón, si es universal, incondicionada, si se refiere a personas como fines, si tiene en cuenta no solo al individuo, sino al conjunto de ellos.

La forma de la razón, posibilita el surgimiento de un nuevo modo de entender el universalismo moral como pretensión de validez universal intersubjetiva de las normas morales. La intersubjetividad se identifica con la objetividad en cuanto no se reduce a las peculiaridades de cada individuo. Las normas morales deben de ser capaces de ser aceptadas y comprendidas por cualquier sujeto humano, porque creen afectar a aquello entre los hombres hay en común. La pretensión de validez intersubjetiva, esta fundada en la confianza en una común capacidad de comprensión y asentamiento.

En el capitalismo avanzado el modo de legitimación es procedimental. No es cada sujeto quien tiene que comprobar si las normas en cuestión se someten a ciertos requisitos formales. A una competencia interactiva dialógica corresponde un modelo dialógico de fundamentación y de identificación. La única forma posible de identificar es la que los distintos miembros reconocen a través de un dialogo. La pregunta fundamental de Rawls Apel, Habermas y la Escuela de Erlangen, es por los procedimientos y premisas de los que las justificaciones pueden tener un poder generador del consenso.

FUNDAMENTACION DE LA MORAL DIALOGICA.

Hay que establecer las condiciones para un consenso racional, que no es un pacto en si legitimador, sino lo que de racional tiene. Un consenso fáctico tiene en cuenta solo los intereses de los participantes en el. Todos los pactos son revisables; para que un consenso sea creíble tiene que descansar en un compromiso moral.

Para las éticas dialógicas, el consenso debe ser racional. Quienquiera que enuncie una norma esta pretendiendo implícitamente su validez intersubjetiva. Si tiene sentido, debe ser avalada por argumentos comprensibles y aceptables, a través de un discurso. El consenso expresa una voluntad racional.

Apel, frente al materialismo histórico, exige que el logro de este consenso funcione como un principio regulativo, que debe ser realizado como ideal de la comunidad en y a través de la comunidad ideal.

FUNDAMENTAR LO MORAL.

Si queremos la universalización pretendida por las normas morales, el contenido debe responder a la pretensión y solo los intereses generalizables son acordes a ella. Si tradicionalmente distinguimos entre el ámbito de lo político y el de lo moral, como los campos de lo posible y de lo que debe de ser, los consensos fácticos nos sitúan en el híbrido que es "el deber posible", siempre revisable a la luz del deber ser. La base de cada una de las propuestas, es una concepción del hombre, donde la legitimación de lo moral no descansa en lo que los hombres desean (Aristóteles, Utilitarismo, Pragmatismo), necesitan (marxismo, ética de la liberación), en lo que les interesa( ética dialógica), quieren(ética practica) o en lo que captan como valor(personalismo), sino en lo que realmente quieren, en el deseo recto, en la necesidad radical, en la aspiración que promueve la mayor felicidad social, en el valor supremo, en el interés generalizable.

Las consecuencias del reconocimiento de un interlocutor valido son varias: La identidad humana y el que nos reconozcamos en ella.

La identidad no puede ser impuesta desde un objetivismo extraño al sujeto. La determinación de lo moral es progresiva.

El contenido moral esta constituido por los intereses y convicciones generalizables.

La concepción del hombre como interlocutor valido proporciona un procedimiento de decisión racional: se decide como valido y ellos mismos lo van reconociendo progresivamente como humano y en un futuro llega a la comunidad ideal. Lo universal se convierte en revisable; lo universalizable es el contenido, la materia.

Tema 6. - HABERMAS – ETICA DISCURSIVA

La ética discursiva justifica el contenido de una moral del igual respeto y la responsabilidad solidaria para con todos, mediante la reconstrucción racional de los contenidos de una tradición moral, cuyos fundamentos de validez religiosos se encuentran en ruinas. Falta una fundamentación en la teoría moral del punto de vista moral mismo.

Los conflictos morales, son conflictos solucionables fundamentalmente. El siguiente escenario no constituye ninguna situación originaria, sino un desarrollo estilizado en el sentido de un tipo ideal de cómo podría tener lugar en condiciones reales. Hay que desarrollar un autoentendimiento ético común sobre una base profana (en las sociedades pluralistas esto tiende a fracasar, ya que la practica conduce a concepciones del bien que compiten entre si).

Todos ellos comparten alguna forma de vida comunicativa, estructurada mediante entendimiento lingüístico; ¿Existe entre ellos contenidos normativos que ofrecen un fundamento para unas orientaciones comunes? De estos análisis se deduce que la moral se refiere, a un sentido genuino, independiente del bien individual.

Una concepción universalista que tiene que hacer uso de juicios propios de la teoría de la comunicación. Del hecho de que las personas llegan a convertirse en individuos por la vía de la socialización se deduce que la consideración moral vale tanto para el individuo insustituible como para el miembro, esto es, une justicia con solidaridad. El universalismo sensible a las diferencias quiere una inclusión no niveladora y no cosificadora del otro en su alteridad.

En los presupuestos pragmáticos de los discursos o deliberaciones racionales se universaliza, abstrae y desborda el contenido normativo de los supuestos practicados de la acción comunicativa, es decir, se extienden a una comunidad inclusiva que no excluye en principio ningún sujeto capaz de lenguaje y acción en tanto que pueda realizar contribuciones relevantes.

Hay tres pasos hasta llegar a una fundamentación teórica del punto de vista moral:

a) Cuando se considera la practica deliberativa misma como único recurso posible para el punto de vista del juicio imparcial acerca de las cuestiones morales, la regencia a los contenidos de la moral tiene que ser sustituida por la relación autorreferencial con la forma de esta practica; solamente pueden pretender ser validas las normas que en discursos prácticos podrían suscitar la aprobación de todos los interesados. El principio discursivo deja abierto el tipo de argumentación, el camino por el cual puede alcanzarse un acuerdo discursivo.

b) El principio discursivo introducido de modo condicional indica la condición que satisfarían las normas validas si pudieran fundamentarse. Los interesados saben de modo intuitivo como se participa en situaciones de argumentación. Con las constelaciones de intereses y orientaciones valorativas, se ponen en juego las razones pragmáticas y éticas de cada uno de los participantes; deben asegurar la sensibilidad hermeneùtica para el espectro suficientemente amplio de contribución.

c) La idea de fundamentación de la ética discursiva consiste en que el principio de universalidad, junto a la representación de la fundamentación de normas expresadas en el discurso en general, puede obtenerse a partir del contenido implícito de los presupuestos universales de la argumentación.El supuesto de que la competición puede conducir a resultados aceptables racionalmente, e incluso convincentes, se fundamenta en la fuerza de convicción de los argumentos.

El quid de la fundamentación ético-discursiva del punto de vista moral, consiste en que el contenido normativo de este juego de lenguaje epistémico, por una regla de argumentación, pasa a la sección de normas de acción que – junto a su pretensión de validez moral – están dadas en los discursos prácticos. La formulación de que universalmente se plausibiliza a partir del contenido normativo de los presupuestos de la argumentación, conjuntamente con un concepto (débil-no prejuzgante) de fundamentación normativa.

Problema de la aplicación de las normas – con el principio de adecuación se hace valer plenamente el punto de vista moral con relación a los juicios morales singulares.

MOORE – EL Tema DE LA ETICA

¿Cuál es el ámbito de la ética (la verdad integra acerca de lo que al mismo tiempo es común a todos estos juicios y peculiar a ellos)?

Si atendemos a la conducta, es el mas común objeto de los juicios éticos; seria lo que se ocupa del ámbito de lo bueno y de lo malo.

Utiliza la ética para la investigación general de lo que es bueno. La casuística trata de descubrir cuales acciones son buenas siempre que ocurran; forma parte del ideal de la ciencia ética.

Hay que definir lo que es bueno- el único y simple objeto del pensamiento que es peculiar a la ética.

El principal objeto de la ética, es ofrecer razones correctas para opinar que esto o aquello es bueno. Las proposiciones sobre lo bueno son todas sintéticas no analíticas. Bueno es indefinible en el sentido de dar a entender que un cierto objeto que todos conocemos, esta compuesto de una forma determinada.

Se acepta que bueno, es un adjetivo; lo bueno entonces, es el sustantivo al que se aplica el adjetivo, y este debe aplicársele siempre verdaderamente; aquello a lo que se aplica debe ser distinto del adjetivo mismo, y la totalidad de este algo diferente, constituirá lo bueno.

Bueno no puede definirse en el más importante sentido de la palabra. El mas importante sentido de definición es aquel en que una definición establece cuales son las partes de que invariablemente se componen de un cierto todo, por ser términos últimos en relación con los que todo lo que es susceptible de ser definido debe definirse. Bueno denota una cualidad simple e indefinible.

Falacia naturalista- si bueno se define como algo distinto, es entonces imposible de probar que cualquiera otra definición es incorrecta o incluso es imposible negarla.Cuando alguien confunde entre si dos objetos naturales, definiendo uno en lugar de otro, no hay falacia; pero si confunde bueno, que no es en el mismo sentido, un objeto natural, con cualquier objeto natural, hay razones para llamarlo falacia naturalista.

Otros apuntes para estudiar este tema:

BRANDT – CAPITULO 6 – EL DESARROLLO DE LOS VALORES ETICOS EN EL INDIVIDUO

Subir al principio del documento

Valid HTML 4.01!

© 2006 filosofia.tk