Volver al inicio

Busca en Solo Apuntes con FreeFind
← Tema 5 (I)• •Ética• • Tema 6→

Tema V: Ética y Religión

1.-Ética y teología

Bibliografía: J.L Aranguren, Ética.

Apuntes sobre los capítulos 15,16,17,18 y 19.

Autor: Vikita

ARANGUREN –CAPITULO 15 – ETICA Y TEOLOGIA

Relación entre teología (ciencia de la religión) y la ética (ciencia de la moral). La subordinación de la ética a la teología natural, viene implicada por la subordinación a la metafísica, de la cual es aquella una parte. La negación de la subordinación a la metafísica viene dada por, la negación de su existencia y consiguientemente la de la teología natural o que admitiéndolas, se quiera decir que la ética esta aparte de ellas (filosofía de los valores).

Una metafísica atea, puede abrirse, como es el caso del existencialismo, a perspectivas morales, aunque la moral que aquí se trate sea de carácter formal. No se necesita ser ateo para aun admitiendo la metafísica, se rechace la teología natural; solo con negar el acceso de la razón a Dios y la posibilidad de justificar filosóficamente ningún saber acerca de Dios (protestantismo).

Heidegger – el encuentro con la divinidad es una experiencia reservada a la religión e inaccesible a la filosofía, cuyo objeto es el sentido del ser. Si escoge ambos, no podrá entregarse de a su propia pregunta, pq la fe ya le ha asegurado la respuesta, o en vivir cuestionando su propia fe (pero es un hecho que el cristianismo se apoyo en la filosofía griega en un primer momento).

Para Aristóteles, el objeto de la metafísica es el ente en cuanto tal, o sea el todo del ente (común o divino- solo Dios es plenamente ente).Es al mismo tiempo ontología y teología natural permitiendo a la teología eclesiástica cristiana apoderarse de ella.

1. Sistemas de la ética cristiana.

Concepto de lex como único- el contenido de la moral es determinado perceptivamente por Dios (Revelación).

Voluntarismo medieval de Occam – potentia Dei absoluta (la potencia absoluta de Dios no queda ligada a las leyes de la potencia ordinaria) y ordenata (Dios a instituido unas leyes que constituyen el camino ordinario de la salvación y la reprobación). Por encima de ellas puede hacer absolutamente todo.

2. Sistemas éticos que se subordinan a la teología natural.

Son independientes de la teología revelada. Maritain, sin aceptar la subordinación a la teología revelada, propugna su subalternación.

Una ética verdadera no puede prescindir de considerar la vida del hombre en su situación real, en el estado de hecho en que ha sido colocada; este estado de hecho no puede ser concebido sino a la luz de la fe, puesto que depende de ciertas verdades reveladas; verdades que únicamente puede serle proporcionadas a la ética por la teología. La subalternación arranca a la ética su carácter filosófico (seria subordinación no subalternación). La actitud de M. procede de un supuesto falso "toda ética natural tiene que ser, necesariamente, por su esencia misma, abstracta; tal estado de abstracción no puede sacarse a la filosofía moral mas que mediante la teología".

La filosofía es un conocimiento que no apela más que a la razón; esto no significa que haya de prescindirse de toda relación entre lo religioso y lo ético.

3. Sistemas de simple subordinación a la teología natural.

Santo Tomás – concepto de ratio, razón divina y razón humana. Mantuvo equilibrados la lex divina y la ratio humana; era a la vez un sta teológico moral y de filosofía moral.

En uno de sus textos esta definido el camino que seguirá el pensamiento ético cristiano: la subordinación a la teología revelada, poniendo en primer término la ley, la obligación y, a parte, al hombre, la obediencia y la vía filosófica.

Para el Santo, razón y ley aparecen en cierta medida fundidas. A partir del SXV, los filósofos que quieran salvaguardar el carácter filosófico de la ética serán impulsados a construirla sobre el concepto de naturaleza racional (recta razón aristotélica).

Suárez - equilibra al fin la evolución de la filosofía moral, que sin romper su subordinación a la teología, hace de aquella una ciencia estrictamente filosófica.

El constitutivo formal de la bondad moral objetiva, no es la ley, sino la naturaleza racional; el bien honesto conforme a la razón. El fundamento verdadero de la moralidad es aquel principio metafísico según el cual las naturalezas de las cosas son inmutables en cuanto a la conveniencia o disconveniencia de sus propiedades naturales.

La ley de Dios y la ley humana es necesaria pq el hombre no tiene voluntad indefectible de bien; el ser regulable por ley, no constituye el ser moral, sino que lo supone.

Moral con contenido (bondad o malicia) – conocimiento del mal y del bien y la distinción ontológica entre ambos se funda en la ley o en la naturaleza en cuanto creada por Dios; y moral como estructura.

CAPITULO 16 – MORAL Y RELIGION

Las relaciones entre la moral (natural) y la religión (positiva), como comportamientos que proceden de sus correspondientes actitudes: la actitud ética y la actitud religiosa. Junto a la moral como contenido y la moral como estructura, aparece la moral como actitud (actitud moral, ética).

Ha sido Kierkegaard el que ha enfrentado la actitud ética con la estética y la religiosa.Entendemos por actitud ética, el esfuerzo activo del hombre por ser justo. Entendemos actitud religiosa, la entrega creyente, confiada, amorosa a la gracia de Dios.El movimiento moral es de ascensión, activo; el religioso es el descenso de Dios, pasivo.

Toda existencia bien compuesta, tiene que ser a la vez religiosa y moral.

Actitud religiosa cuando se presenta separada de la moral.

Religiones primitivas- la vida es guiada por preceptos desde fuera; la actitud moral no se halla constituida como tal.

Actitud eticista- no admite ninguna instancia superior a ella pq, parte de la convicción de que el hombre se basta a sí mismo para proceder rectamente; o bien admite la religión, pero subordinada a la moral, y como un deber moral con respecto a Dios o no admite la actitud religiosa.

- Lutero- actitud cerradamente religiosa; rechaza consciente y deliberadamente la moral, en cuanto a su valor ante Dios. La condición pecadora del hombre es insuperable. La justificación de la tensión entre ley y evangelio, se obtiene por la fe sola, pero después de pasar por la agonía de intentar observar una Ley cuyo cumplimiento esta mas allá de la capacidad del hombre caído. La mora les importante, pero pertenece al orden terreno.

El uso político de Ley tiende a demandar a los hombres que sean justos, no para con Dios, pero si ante los hombres.

CAPITULO 17 –PRIMACIA DE LA MORAL SOBRE LA RELIGION

Eticismo religioso: admite la religión como parte de la moral misma, y el eticismo irreligioso.

La primacía de la moral sobre la religión es característica de la religión filosófica romana, que es considerad como parte de la justicia.

La definición de religión que ha llegado hasta nosotros, procede de Sócrates y Platón – es piadoso o religioso el que sabe obrar debidamente; lo legal respecto a los dioses.

Si se considera lo piadoso como justo, la religión seria la parte de la justicia que concierne al cuidado de los dioses; ¿pero necesitan los dioses de los hombres?...Se plantea en forma neutra, no existencial, la elección, la gracia y la predestinación. El amor griego era el movimiento ascensional, tendía en dirección única, hacia lo superior; no era como el cristiano, caritativo. El hombre religioso era el fiel cumplidor de la obligación para con los dioses.

Los romanos, llevados de su genio para el derecho, transforman su relación con los dioses en jurídica y procesal (obligación jurídica, cuya infraestructura se basa en la utilidad).

Este entendimiento jurídico-moral de la religión, se aliaria con el judaísmo tardío, en el cual la palabra viva se reencontraba ya reemplazada por la ley muerta, por la ley escrita y pasada por la Thora, la sinagoga y el rabinismo.

Esta concepción, instituida por Roma, mediante un proceso de endurecimiento conceptual de algunas ideas, originariamente griegas, y ratificadas por el fariseísmo judío, ha tenido graves consecuencias. El hombre, puede merecer moralmente la gracia, pero no hay necesidad de ésta, ya que el hombre puede cumplir todos los preceptos divinos sin ésta. La gracia viene a distribuirse con arreglo al merito moral y a funcionar como simple adyutorio, como mero auxilio para el mas fácil cumplimiento de los preceptos.

Lo que al farisaico, al pelagiano y al estoico le separa de Dios, es su autosuficiencia.

Época Moderna.

Religión natural – moral inferida como momento práctico de una teología natural, de un pelagianismo integral (Cherbury, Toland). Sucedáneo de la autentica actitud religiosa cuyo fin practico es que las cosas puedan seguir iguales. Afirmaciones básicas:

a) Existe un ser supremo
b) Le debemos reverencia
c) La mejor reverencia es la virtud(culto concebido como virtud y no como rito).
d) El hombre debe arrepentirse de sus pecados.
e) De la bondad y justicia de Dios deben esperarse recompensa y castigo en esta y en la otra vida.

Kant – religión dentro de los límites de la razón. La Revelación puede haber sido un medio divino par ala introducción de la verdadera religión, aunque nunca una condición objetiva para complacer a Dios.

La ilustración, conforme a su recto sentido, demanda que el servicio de Dios sea libre y moral. Su punto de partida es ético: va a fundar la religión en la moral y no a la inversa.

La moral, conduce a la religión. Los contenidos fundamentales para K. como para la religión natural, son la existencia de Dios y la inmortalidad. El progreso a la santidad es una tarea infinita (deber); la coincidencia de la moral con la existencia de otra vida, coincide. La virtud por si sola no es el bien supremo. La virtud solo puede ser alcanzada en otro mundo y distribuida en proporción a la moralidad.

El libro "La religión dentro de los limites de la mera razón", es una eticoteología; teología que procura una convicción moral y no lógica ni metafísica. Religión es el conocimiento de todos nuestros deberes como mandamientos divinos. La verdadera religión, es la religión natural comprendida en el sentido de religión moral.

El idealismo alemán heredo de K. la idea de una teología racional, que en Schelling y Hegel, pierde su carácter moral para tornarse metafísica.

CAPITULO 18 – MORAL SEPARADA DE RELIGION

Ética de los valores – Kierkegaard – de los tres estadios de la vida (estético, ético y religioso), el ético se distingue por la primacía del deber y el respeto a la ley. El estadio religioso se caracteriza, como único en una relación privatisima con Dios; durante esta relación se produce la suspensión teológica de la moral.

Hartmann – es característico de la realidad ética, el conflicto, la antinomia insuperable. Cinco antinomias:

a) La religión se preocupa del mas allá.
b) Conflicto entre Dios y el hombre, considerados como valores supremos
c) Para la ética, los valores morales son autónomos en tanto que para la religión se reducen, a Mandamientos de Dios.
e) Antinomia de la Providencia
f) Antinomia de la Redención

Las dos últimas son insuperables. El templo religioso se levanta sobre las ruinas del templo laico del deber moral.

Todas las posiciones vistas descansan sobre la idea de necesidad de justificarse ante Dios.

Tomando como punto de partida la separación de la religión y la moral luterana, va a retener la moral, y para exigir al hombre que se justifique ya no ante Dios, sino ante si mismo. Esta ética inmanente, es la ética autónoma.

El hombre moderno, empieza exigiéndose ser justo y ordenando por si mismo su propia vida – justificación de Dios ante el hombre (Leibniz).

Ilustración – SXVIII – El método empirista (observación de las injusticias del mundo) y racionalista, para justificar a Dios ante el hombre. Dios tiene que ser por definición, justo; sin embargo en el mundo reina la injusticia. Hay que renunciar a la providencia, y en virtud de una exigencia moralista, surge el deísmo (Dios creo el mundo pero no nos gobierna).

Es pleno moralismo ya, pero falta que la gracia, la religión, quedasen expresamente sometidas a la justicia, a la moral (Kant). Dios no tiene otro papel en su filosofía, que el de garantizador de la moral en el Mas allá.

El deísmo, es la relegación de la ética de Dios y en consecuencia, la exclusiva atención a este mundo, constituía ya un ateismo práctico.

-Razones morales de la negación de la existencia de Dios-

a) por respeto a la idea de Dios (ser infinitamente bueno y justo), es preciso negar su realidad.
b) por respeto a su esencia, hay que negar su existencia.

Denuncia ante Dios, para terminar encontrando en su inexistencia una exculpación (Nietzsche, Sastre). El ateismo ético ha sido una lucha contra Dios desencadenada en nombre y defensa de una moral separada de la religión. En el SXVIII, los justos son los que ajustan su vida a principios exclusivamente morales.

Para Proudhon, Dios es el diablo, el enemigo del hombre, con lo cual hay que negarle. La idea de justicia, como todos los presuntos valores eternos, es un reducto abstracto, que ha dejado, tras su paso por la historia. Si desaparece Dios, todo se torna relativo, y puede subsistir la dimensión estructural de la moral, la moral formal del existencialismo, pero no por la moral como contenido. Ningún contenido puede tener validez universal si no esta sustentado en Dios y por Dios. El fundamento de la moralidad concreta es Dios, el Dios creador.

El ateismo ético se reduce al absurdo. Por un lado, reiterar que la muerte de Dios acarrea la disolución de todo contenido moral firme y valido; por el otro, suministra una prueba existencial de la inexistencia de Dios, mediante la mostración de que todo, le esta permitido al hombre. La actitud ética termina, en el absurdo pasando previamente por el ateismo ético. Su raíz se encuentra en el racionalismo. El ateismo es un producto racionalista de la realidad.

CAPITULO 19 –ABERTURA DE LA ETICA A LA RELIGION

El ateismo ético se destruye a si mismo. Si se quiere mantener la no subordinación de la ética a la religión, hay que retroceder a un concepto antiguo; el de una justicia puramente moral del hombre para con la divinidad, o bien mantener abiertas a la vez, pero separadas, la vía ética y la vía religiosa. La moral tropieza con su propio límite y necesita abrirse a la religión.

El reformador, antes de tomar la vía religiosa, atravesó el estadio ético (Kierkegaard).Dos caminos van hacia Dios:

Autoperfeccion –la critica del fariseísmo permanente por el luteranismo- y la conciencia de que una ética natural se queda en el umbral del drama religioso y, es en su optimismo ajeno a la situación concreta, una abstracción. Lutero, desde su estadio ético, agrava sus faltas; toda su ascética consistió en el ahondamiento en la conciencia de su grave. La conciencia en Lutero es participación. La cognitivo luterana, es al mismo tiempo, tribunal, juez y condena. Son el testimonio de la insuficiencia de la actitud ética, de la necesidad existencial que ella tiene de abrirse a lo religioso. El acceso al estadio religioso, en vez de absorber aquella en éste- ética cristiana-rechaza y destruye la instancia moral. Desde un extremo se ha caído en el otro.

La situación precristiana, y aun pagana, se presintió la precedencia de la gracia. Jaspers- estamos en El, sustentados, fundamentados, religados a él. La pretensión de la justicia para con Dios desemboca necesariamente en religión como don de Dios; la religión-justicia se funda y posibilita por la religión-gracia. La ética de esta vida, emplaza el problema al reino de lo religioso; se muestra a través de la experiencia, mediante una evocación de la vida moral y sus situaciones de reenvío a lo trascendente.

Situaciones limites. La dialéctica de fin y sentido, la dialéctica de vocación o misión, destino y lo que realmente es o será de cada uno de nosotros, el problema de la felicidad y el problema de la virtud. A través de la relación entre ellas aflora lo religioso.

Los Sistemas filosóficos, desde el nirvánico de Schopenhauer hasta el secularizado de Heidegger, para los que la existencia humana se patentiza como culpa, concepto inevitablemente religioso.

Moral natural y precristiana, la de Aristóteles.

¿Cuál es en el hombre la tendencia mas inmediata, la del vicio o la de virtud? Ellas mismas abren el ámbito de lo que esta mas allá de la moral, pues es tema del pecado original. Para él, la héxis es intermedia, entre la tendencia al bien y la tendencia al mal, pero se inclina mas hacia este ultimo. La virtud es el enderezamiento de una condición torcida.

Saint –Exuspéry – llegar a ser hombre sin la ayuda de Dios.

Zubiri – el fracaso radical de una vida y una persona que ha intentado sustantivarse; no queda más salida que la religión. A la religiosidad contemporánea se accede a través de la lucha desesperada.

La idea de fin ultimo, es su principio y su termino (Santo Tomas). Scheler, reaccionando contra esta tendencia, afirma que los valores morales solo se realizan cuando, sin ninguna segunda intención, respondemos adecuadamente a los otros valores, respetando su jerarquía – la limitación esencial de la voluntad moral.

El esfuerzo puramente moral tropieza con sus propios límites: la gracia, la providencia La vocación envuelve ya en si misma un elemento trascendente. La filosofía existencial se levanta sobre una concepción de la vida abrumada por el peso del destino, que hay que saber aceptar y en ello consiste el supremo mandamiento moral.

La fortuna, o lo que llamamos azar, son poderes supramorales. El hombre esta inserto en un orden que no siquiera le es dado entrever. Solo la religión puede decirnos algo sobre él.

Subir al principio del documento

Valid HTML 4.01!

© 2006 filosofia.tk