Volver al inicio

Busca en Solo Apuntes con FreeFind
← Tema 20• • Antropología • • Tema 24  →

VIIIª PARTE: Antropología psicológica

Tema 23: Cultura, socialización y personalidad. Las relaciones entre cultura y personalidad, y las variaciones en las prácticas de socialización.

1. Cultura y personalidad

Cultura es el concepto usado para englobar la ideología, el arte, desarrollo, religión, esquemas morales etc. de una sociedad. Personalidad es el concepto usado para explicar el mismo conjunto pero individualmente, pero implica una tendencia a actuar solitariamente en algunos casos, aunque se transgredan las normas sociales.

2. Variaciones culturales en la práctica de socialización.

Podemos incluir en este apartado la crítica al complejo de Edipo descrito por Freud, ya que Malinowski demostró que no es un proceso universal.

Los antropólogos discuten sobre el verdadero carácter de las alteraciones mentales, ya que recientemente se ha descubierto que enfermedades tan clásicas como la esquizofrenia tienen un componente biológico, con lo cuál la cultura da igual la que sea. Lo que está claro es que los síntomas generales son los mismos, pero la circunscripción ejercida por la cultura influye de manera potente sobre los síntomas específicos, igual que un alcaloide siempre tiene el mismo proceso alucinatorio pero cada cultura ve en el unas aspiraciones diferentes.

Ciertas enfermedades son el resultado de una determinada cultura y adaptación específica al medio, con su correspondiente nutrición, y las alteraciones que esta nutrición puede provocar en cualquier cuerpo humano.

EL "WINDIGO": No es más que una creencia basada en tribus polares que creen que en determinados momentos un espíritu con corazón de hielo y cabeza de fuego se apodera de ellos y les lleva a cometer actos de canibalismo. La muerte del Windigo acaba con esta maldición para sus compañeros. Se le ha llegado a llamar "psicosis Windigo" porque se extiende la creencia de que una vez puesto en situación de emergencia y obligado a las prácticas caníbales que les permiten sobrevivir este comportamiento se queda perpetuo. Se trata más bien que de una psicosis de un homicidio por prioridad, el miedo a ser comido.

3. Iniciación masculina y educación infantil.

En todas las sociedades los padres transmiten a sus hijos sus formas morales, y esta educación es diferente según de que sitio hablemos. La alimentación infantil y su dependencia de la madre puede producirse de muchas formas diferentes igual que la "primera independencia" o deteste. El adiestramiento en las formas de conducta en aseo etc. puede empezar a partir de los seis meses, y son incentivadas con premios o castigadas sino se realizan con corrección. La sexualidad infantil también es tratada según el rol correspondiente a cada cultura. Esta educación es lo que después va a determinar el tipo de personalidad que queda expresada en las superestructuras.

Uno de los ejemplos más evidentes de personalidad son los roles determinados que se implantan en torno a las diferencias entre hombre y mujer. No hay duda de que existen diferentes roles sexuales en cada cultura. Meggit propone otra definición basada en "mojigata" y "libertina".

Los mae enga nos dan el primer tipo. La represión sexual que padecen o reproducen los hombres mae enga no tiene nada que ver con los kuma. Esto se ha relacionado con la densidad de población que padecen los dos pueblos, el primero por exceso y el segundo por defecto.

En la mayoría de las sociedades, el hombre es identificado con la agresividad y las mujeres con todo lo frágil. En estas sociedades el rol de la violencia ejerce así mismo las funciones de dominio. La mayoría de los antropólogos han rechazado que algún tipo de sociedad haya desarrollado un sistema matriarcal, excepto Rohrlich Leavitt.

El concepto de matriarcado implica para Harris la inversión de los términos de poder, que no significa lo mismo que matrilinealidad.

4. Pautas culturales y rasgos de la personalidad.

Había varios intentos de relacionar cultura y personalidad. Por ejemplo Benedict intentó cuadrar la cultura de un pueblo (de unos cuantos) con un calificativo personal apropiado y aplicable a todo el conjunto.

Esto no es aprobado por Harris. Expresa su confirmación de varios tipos de personalidades incluso en las sociedades más simples.

5.Crítica del concepto de carácter nacional

El carácter nacional contiene la definición de la personalidad generalizada de una sociedad identificada con unos limites territoriales (complejas). A esto se le llama también modelo de estructura de la personalidad básica. Este concepto oscurece muchas veces el hecho que en cada sociedad se dan tipos de personalidad (y no aisladamente) que refutan la estructura de personalidad básica. Es decir, dentro de cada sociedad el rol dominante es desdeñado por grupos que no se integran en esa personalidad común.

Lectura obligatoria: HARRIS " Personalidad y cultura."

Subir al principio del documento



Última actualización: Abril 2006
 

Página alojada en Filosofía.tk

 

© 2006 filosofia.tk