Volver al inicio

Busca en Solo Apuntes con FreeFind
← Tema 12• Antropología Social •Tema 14 →

Tema 13- LA ECONOMÍA POLÍTICA DE LAS JEFATURAS Y LOS ESTADOS (M. Harris)

Bibliografía:
M. Harris: Introducción a la Antropología General.
Marquina Espinosa y E.Ramirez Goicoechea: Antropología Social: Temas complementarios. Addenda.

Autor del resumen: Luxemburgo.

  • ¿De qué manera las sociedades relativamente igualitarias que predominaron en todo el mundo hace tiempo dieron lugar a la aparición de sociedades clasificadas en ricos y pobres y divididas en gobernantes y gobernados?: Origen de los Estados.

1. Grandes hombres, jefes y jefaturas.

Los sistemas de “grandes hombres”.

  • Los cabecillas como intensificadores de la producción y redistribuidores. Rivalidad entre cabecillas de una misma aldea. La reputación de “grandes hombres” para los redistribuidores más afortunados.
  • El caso de los siuai de las islas Salomón: el grado de mumi y el proceso para conseguir este estatus: despliegue de generosidad, la sucesión de festines y ‘obras sociales’ cada vez más grandes y el incremento de su reputación. El desafío del nuevo mumi a mumis anteriores: el festín muminai. La vida del mumi: afanes personales, dependencia de las inclinaciones de sus seguidores, sin poder de coacción ni poder elevar su nivel de vida por encima del de nadie.

Los “grandes hombres” y la guerra.

  • Los mumis antiguamente: famosos por su habilidad para conseguir guerreros y trabajadores. Mayor autoridad de los mumis en tiempos de guerra.
  • La construcción incipiente de una organización política de ámbito insular por la rivalidad entre mumis belicosos: esquema de divisiones en regiones belicosas, cada una de ellas con paz interna y un mumi destacado y garante de la cohesión social interna (proporcionaban prostitutas y carne de cerdo y manjares a sus seguidores).

Jefes y jefaturas: trobriandreses y cherokee.

  • Cabecillas (líderes de aldeas y bandas autónomas) y jefes (líderes de grupos de bandas y aldeas en alianza más o menos permanente que se denominan jefaturas). Diferencias entre ellos:
  • Grado de poder. (jefaturas constan de varias comunidades y asentamientos).
  • Las jefaturas adquieren o heredan su cargo, mientras que los cabecillas deben revalidar su status donando repetidos festines.
  • Nivel de vida comparativo con los plebeyos: los jefes mejor y los cabecillas que deben ser generosos quedándose con los “huesos”.
  • El jefe debe revalidad su título conduciendo a la victoria en la guerra.
  • Los isleños de las Trobriand: La sociedad trobriandesa:
    1. Clanes y subclanes matrilineales de rango y privilegios desiguales a través del cual se heredaba el acceso a las tierras.
    2. Práctica sistemática de guerras exteriores para comerciar.
    3. Los jefes trobriandeses: cargos hereditarios y origen desde los clanes más ricos. Derechos a ciertos ornamentos.
    4. El papel de ‘gran proveedor’ del jefe, basado en lazos consuetudinarios y sentimentales de parentesco y matrimonio: desposorio del jefe con las hermanas de los cabecillas de sublinajes  acumulación de ñames provenientes de éstos. Su redistribución posterior.
    5. Su poder para ejercer un control político permanente era limitado: no control sobre los medios de producción (islas y no había poder para expandir su territorio) y los ñames se pudren a diferencia del los cereales por lo que no permanencia del control.
  • Los cherokee.
    1. Filiación matrilineal y práctica de guerras muy exteriores.
    2. La gran casa circular de consejos. El consejo de los jefes discutía los problemas de varias aldeas y se celebraban festines redistributivos.
    3. Jefe supremo como figura central redistributiva y los “graneros” del jefe, como hacienda pública de redistribución en caso de pérdida de cosechas y almacén militar. El jefe supremo tenía el derecho y capacidad de distribuir auxilio.

2. Los orígenes de los estados: aspectos políticos, demográficos, económicos y sociales.

  • Bajo ciertas condiciones, las grandes jefaturas evolucionan hasta convertirse en Estados.
  • El Estado: forma de sociedad políticamente centralizada cuyas elites gobernantes tienen el poder de obligar a sus subordinados a pagar impuestos, prestar servicios y obedecer la ley.
  • Condiciones infraestructurales de transformación de las jefaturas en estados:
    1. Crecimiento de la población .
    2. Modos de producción intensificables de agricultura (cereales, arroz etc pueden almacenarse durante tiempo sin que se echen a perder).
    3. Circunscripción: facciones insatisfechas de jefaturas estratificadas no pueden escapar de los poderes del jefe supremo sin sufrir una brusca disminución en su nivel de vida.
  • Cambios simultáneos en la estructura política y económica de una jefatura.
    1. A mayor tamaño y densidad de población y mayor excedente de cosecha mayor capacidad de mantener operarios, guardias y ejército permanente.
    2. A mayor poder de la elite, mayor aptitud para desarrollar el comercio y la guerra a distancia.
    3. A mayor poder, mayor estratificación en la redistribución de riquezas.
    4. A más amplio alcance territorial, menor oportunidad de huida y menos provechoso hacerlo.
  • Conforme las elites gobernantes obligan a los subordinados a pagar impuestos y tributos, a prestar servicios militares o laborales y a obedecer las leyes, el proceso global de intensificación, expansión, conquista y estratificación, y centralización del control, se ve continuamente incrementado o “amplificado” debido a una forma de cambio que se conoce como retroalimentación positiva.
  • Allí donde los modos de producción pudieron mantener el suficiente número de campesinos y guerreros, este proceso de retroalimentación dio lugar recurrentemente a la conquista de los estados por los estados y a la emergencia de imperios preindustriales con grandes terrenos habitados por millones de personas.
  • Los primeros estados ya constituidos fueron barreras contra la huida de la gente ya que al tener Estados como vecinos había que aumentar la producción para frenar las tendencias expansionistas de los Estados vecinos.

Hawai: en el umbral del Estado.

  • Las islas Hawai hacia 1778: comunidades sumamente jerarquizadas, cada una dividida en distritos a su vez divididos en muchas unidades territoriales (ahupua’a). Cada ahupua’a estaba administrada por un jefe oficial konohiki, que eran agentes locales de los poderosos jefes de distrito o ali’i (status y prerrogativas por genealogía muy antigua pero que se ajustaban y negociaban para conciliarlas con el status político y militar adquirido): La figura suprema era el ali’i nui que asignaba privilegios a los ali’i pero constante agitación por los rangos relativos que se decidían por guerras de conquista más que por genealogía.
  • Infraestructura: agricultura de regadío  no cerealera y crianza de cerdos y perros.
  • Las relaciones de producción y recompensa entre konohiki, ali’i y maka’ainana (clase plebeya que eran pescadores, granjeros y artesanos producían y por un sistema impositivo de redistribución satisfacían las demandas de los konohiki, para los ali’i. Los ali’i compensaban con estos productos así obtenidos a guerreros, sacerdotes , aliados y konohiki.
  • Las comunidades hawaianas evolucionaron a partir de un sistema de jefaturas igualitario como resultado de una retroalimentación positiva por el aumento de población, el agotamiento del medio ambiente, la intensificación de la producción, el incremento del comercio, la escalada de la guerra y la competencia por alcanzar el estatus de elite.
  • Las fases del proceso:
    1. Fase I: 500-1400. Colonización inicial y crecimiento de la población. Organización de asentamientos por la filiación.
    2. Fase II: 1400-1600. Expansión hacia enclaves  menos deseables. Regadío por agua de lluvias.
    3. Fase III: 1600-1778. Expansión de los regadíos, uso de tierras marginales, deforestación, agotamiento de fauna y erosión del suelo. Conquistas, usurpaciones y rebeliones.
  • Falta de condiciones para la transformación del sistema en Estado por la carencia de grano almacenado. La gran limitación de los almacenamientos hawaianos ya que incapaces de mantener partidarios en tiempos de sequía y de escasez de alimentos por la guerra así que ningún ali’i tobo ventaja duradera sobre sus rivales.

Un reino africano: Bunyoro.

  • Bunyoro (Uganda): la diferencia entre un Estado y una jefatura.
  • Poder supremo del mukama, miembro de linaje real. Es un rey no un jefe.
  • Concesión de uso de tierras cultivables a una docena de jefes o plebeyos bajo su control. Recepción, a cambio, de alimentos, artesanía y servicios.
  • Aunque generoso, no redistribuía tanto como recibía. Redistribución de estos bienes hacia empresas estatales. La reversión de lo distribuido no iba a los campesinos sino hacia una “clase aristocrática” formada por parientes, hacia no parientes que realizan servicios extraordinarios, guardia palaciega y personal residente permanente, consejeros y adivinos deambulantes y harén del rey. Para mantener el poder realizaba frecuentes viajes por el territorio. Es un proveedor para sí mismo y sus allegados pero no para la mayoría de los campesinos.

El feudalismo.

  • Analogías y diferencias entre el Estado de Bunyoro y el sistema feudal inglés prenormando: el rey inglés, más ‘gran protector’ que ‘gran proveedor’.
  • La asimetría en la función redistribuidora del monarca inglés: generosidad con los señores, no con los campesinos.
  • Los dos períodos feudales en Europa occidental y septentrional:
    • Antes del Imperio Romano (similares al sistema de Bunyoro).
    • Tras la caída del Imperio Romano.

Un imperio americano autóctono: los incas.

  • Surgieron de manera independiente en el Nuevo y Viejo Mundo sistemas estatales que incorporaron multitud de antiguos Estados más pequeños.
  • Factores infraestructurales en la formación de sistemas superestatales: el Imperio Inca el mayor y más poderoso del Nuevo Mundo.
  • Agricultura organizada en aldeas, distritos y provincias supervisada por funcionarios del gobierno nombrados por el Inca y responsables de la planificación de obras y entrega de bienes y servicios estipulados.
  • La división tripartita de la tierra de cada aldea: la mayor parte para la subsistencia de los propios trabajadores, y las cosechas de la segunda y tercera parte se destinaban a loa agentes eclesiásticos y gubernamentales. Distribución bajo control estatal.
  • La disposición de grandes masas de trabajadores por la dimensión de la red administrativa y la densidad demográfica.
  • Control de todo el imperio y poder, esplendor e inaccesibilidad del Inca, descendiente del dios del Sol. Su esposa era su (semi) hermana para conservar la línea sagrada.

El Estado y el control del pensamiento.

  • La complejidad de las fuerzas policiales e instituciones que realizan la labor diaria de mantener la ley y el orden en las sociedades estatales. Desmoralización a los alborotadores en potencia y especialistas en servicios ideólogicos en apoyo del “status quo”.
  • El papel de las religiones e instituciones mágico-religiosas en el control de pensamiento en los sistemas estatales preindustriales: doctrina de filiación divina de los incas y faraones y continuidad del universo que exigía la subordinación de los plebeyos a personas de nacimiento noble y divino.
  • La transmisión de estos mensajes mediante la arquitectura monumental (pirámides de Teotihuacan o Egipto, catedrales góticas medievales en Europa)
  • Alto grado de conformidad que se logra sin amenaza sino invitando a la gente a identificarse con la élite gobernante. Participación en los espectáculos públicos.

El control del pensamiento en los estados modernos.

  • Los medios de comunicación de masas y la manipulación de la conciencia por los censores, propaganda y formas más sutiles como el filtrado voluntario de noticias. Autocensura.
  • El entretenimiento por aire o cable.
  • La educación general :la educación obligatoria y la lealtad mediante rituales de masas (himnos, exhibiciones patrióticas etc).
  • En los estados modernos, como en los antiguos, la aceptación de desigualdades sociales y económicas extremas depende del control del pensamiento más que del ejercicio de la pura fuerza represiva.

El Estado y la coacción física.

Existencia de límites al control político del pensamiento: incremento del descontento y el uso directo de la fuerza o la reestructuración económica.

Las democracias parlamentarias occidentales: mayor recurso de control del pensamiento que de la coacción física, en general pero cuando un gran número de ciudadanos no cree en el sistema sólo se tiene bajo control con la amenaza física.

El destino de las bandas y aldeas preestatales .

  • El curso de las sociedades de nivel estatal ha estado caracterizado por una expansión hacia una usurpación de las tierras y libertades de los pueblos preestatales.
  • La difusión de los Estados europeos hacia los americanos y sus efectos devastadores:
  • Desalojo de tierras; exterminio en contiendas militares y por enfermedades; destrucción de modos de producción: la esclavitud  el trabajo asalariado; destrucción de la vida política: las jefaturas marionetas; supresión de rituales y creencias
  • Amenazas actuales de etnocidio: los aché de Paraguay, los ¡kun san y los yanomamo.
     

Subir al principio del documento

Última actualización: Mayo 2006
 

Página alojada en Filosofía.tk

 

2006 filosofia.tk