Volver al inicio

Busca en Solo Apuntes con FreeFind
← Tema 5• Antropología Social •Tema 7 →

Tema 6- LA REVOLUCIÓN NEOLÍTICA. (M. Harris).

Bibliografía:
M. Harris: Introducción a la Antropología General.
Marquina Espinosa y E.Ramirez Goicoechea: Antropología Social: Temas complementarios. Addenda.

Autor del resumen: Luxemburgo.

1. El sedentarismo.

La extensión de la economía de caza y recolección de semillas del Mesolítico junto con la importancia creciente de los cereales silvestres, posibilitó la vida sedentaria en las aldeas unos 2.000 años antes de que animales y plantas fueran domesticados.

El cultivo de cereales silvestres y la domesticación de animales salvajes atraídos por éstos (importante fuente de alimento para ovejas y cabras salvajes) surgieron gradualmente en la vida de los asentamientos sedentarios. Fueron los nuevos métodos de producción de alimentos del Neolítico (entre el 12.000 y 2.000 a.C) los que sentaron las bases materiales para el surgimiento de densos asentamientos sedentarios y un rápido crecimiento demográfico.

Hasta hace poco se pensaba que la vida sedentaria en las aldeas era posterior al desarrollo de las especies domesticadas, pero sin embargo el descubrimiento de poblados sedentarios de carácter preagrícola ha hecho que se reconozca que los cazadores y recolectores pudieron vivir en asentamientos que se encontraban cerca de áreas restringidas donde existían recursos que explotaban.

2. La domesticación de animales.

Distintas teorías sobre si fue antes la domesticación de animales o de plantas o si fueron a la vez. Cuando los humanos comenzaron a cambiar las formas de obtener su comida, otras plantas y animales cambiaron a su vez la relación entre si.

Las gramíneas silvestres (antepasados del trigo y la cebada) son una fuente importante de alimento para ovejas y cabras: cuando los poblados permanentes se situaron cerca de los campos de cereales, las ovejas y cabras salvajes entraron en contacto más estrecho con los humanos porque iban buscando su alimento. Con ayuda de perros se comenzó a controlar los movimientos de estos rebaños y comenzaron a alimentarlos con los rastrojos de los cereales.

No fue la falta de conocimiento de estos animales lo que hizo que los cazadores-recolectores prehistóricos no los criaran, fue la imposibilidad de compartir sus alimentos con ellos, por lo que fue el desarrollo de la agricultura lo que abrió nuevas posibilidades.

La selección de los rasgos deseables en la cría de animales fue muy sencilla ya que los que eran agresivos, o débiles o crecían muy lentamente se sacrificaban antes de llegar a la edad de reproducción.

3. Domesticación de plantas: la agricultura.

La domesticación implica ajustar la provisión de espacio, agua, luz y nutrientes e intervenir en la actividad reproductora de las especies para asegurarse un máximo rendimiento. La domesticación de las plantas es un proceso de cambio genético que comienza con el cultivo y finaliza con la modificación genética de las variedades domesticadas.

Los cereales salvajes presentaban un eje frágil (raquis) al que se fijan las cáscaras de las semillas y cuando el cereal está maduro el eje se quiebra con facilidad. Los recolectores se desplazan por un campo de granos silvestres cortando las espigas o descascarillando las semillas con los dedos, lo que hace que caigan al suelo las espigas más frágiles que son las únicas que se replantan. Los recolectores efectuaban inconscientemente una selección que era la contraria a la esencial para la cría de granos domesticados.

¿Cómo se realizó el cambio en el sentido de la selección? Una teoría afirma que al desplazar las espigas con caquis duros para ser trilladas se dispersaron accidentalmente y crecieron alrededor de las casas donde los desperdicios aportaban condiciones favorables para su crecimiento. De esta forma los recolectores se darían cuenta de que debían reservar plantas de buenas cualidades como semillas.

Otros rasgos genéticos deseables como son la selección de cáscaras que se desprendieran más fácilmente durante la trilla, o las espigas más grandes y con más cereal se consiguieron plantando en vez de consumir parte da las semillas de las plantas con los rasgos más deseables.

4. El incremento demográfico.

Para poder aprovechar una cosecha era preciso realizar una importante inversión de mano de obra (el trigo y la cebada silvestres debía remojarse y tostarse para extraer la semilla, después la semilla debía de ser limpiada, molida y cocida. Los pueblos que se incorporaron a la recolección de grano lo hicieron presionados por un aumento de población y una fase climática seca y calurosa.

Una vez que la agricultura fue adoptada tuvo importantes consecuencias para el crecimiento de la población. Los poblados permanentes redujeron la necesidad de hacer largos viajes en busca de alimentos y se redujo el costo de la crianza de los hijos ya que tener hijos anteriormente era muy costoso por los desplazamientos y porque los niños no eran cazadores eficaces hasta la adolescencia.

En el Neolítico se produjo un rápido incremento de la población. De unas 100.000 personas en torno al 10000 a.C., se pasó a 3,2 poco antes del 6.000 a.C.. Mientras se produjo una mejora en las condiciones de vida también se ha detectado un aumento de las enfermedades y de la tasa de enfermedad reduciéndose la esperanza de vida.

5. Estructuras de poder, organización y coerción: el Estado.

El proceso de formación de los Estados en Mesopotamia (región entre los ríos Tigres y Eufrates) implica varios factores que se repiten en otras zonas: los suelos eran muy fértiles pero debido a la carencia de lluvias fue necesario el regadío para aumentar la producción agrícola. Al aumentar la población aumentó la competencia por el control del agua para el regadío. También había carencia de otras materias primas (madera, metales etc.) que hizo necesario organizar el comercio. La necesidad de organizar la producción, distribución y comercio y la defensa fue gradualmente asumida por una jerarquía político-religiosa-militar que formó el núcleo de las primeras burocracias estatales.

Estos grupos proporcionaban servicios (registros, cómputos mediante calendarios, etc) pero con el tiempo se convirtieron en clases explotadoras cuyo poder despótico se asentaba en el control de la fuerza policial y militar. Mediante tributos desviaban parte de las cosechas a empresas estatales lo que impedía que los agricultores pudieran disminuir su esfuerzo. De esta forma la extensión del regadío intensificó su poder y aparecieron las sociedades estatales.

6. Las ciudades.

La domesticación del ganado desencadenó otras innovaciones tecnológicas y ambientales: enganchado a arados permitió cultivar terrenos vírgenes. Al crecer la población los asentamientos tuvieron que extenderse a zonas fértiles pero secas, tuvo que extenderse el regadío artificial. Aparecieron las primeras ciudades con casas, templos y fortificaciones que estaban rodeados por campos de regadío.

Los densos agrupamientos llevaron al desarrollo de nuevos logros tecnológica. El hilado y el tejido, la cerámica, la fundición del cobre, el ladrillo cocido, los primeros vehículos de ruedas, la escritura, los calendarios (todos ellos innovaciones del Neolítico). Así, por primera vez las comunidades humanas se dividieron entre gobernantes y gobernados, ricos y pobres, individuos que saben leer y escribir y analfabetos.

7. Variantes geográficas del Neolítico.

Oriente Medio: Es una de las primeras transiciones conocidas de la caza y la recolección. Las regiones con cereales silvestres (trigo y cebada principalmente) y ovejas y cabras silvestres incorporaron a final del Pleistoceno plantas y animales a su provisión de alimentos, al principio en escasa medida por problemas técnicos (muy necesaria la mano de obra) pero con el aumento de la población y una fase climática más seca y calurosa pasaron a asentarse en poblados permanentes para poder almacenar el grano e instalar los pesados equipos para moler y tostar el grano. Natufienses.

Los modos de producción del neolítico se extendieron desde Oriente Medio a Europa por una combinación de difusión e invención independiente. La expansión del neolítico desde el este al norte de Europa implicó una rápida emigración de las comunidades agrícolas y de su ganado. A medida que las mejores tierras se llenaban de asentamientos aumentaron las guerras y provocó la construcción de grandes aldeas empalizadas. Fue en el sur de Europa donde tuvo en primer lugar la transición hacia formas sociales de economía política con el desarrollo de la metalurgia y el aumento de los útiles y armas que ayudaron al desarrollo de jefaturas belicosas.

En Asia: en el valle del Indo proliferaron pequeñas aldeas dedicadas al cultivo de cereales y la ganadería. Hacia 5.000 a.C comenzaron a aparecer pequeñas ciudades fortificadas y en 4.500 a. C grandes ciudades. En China las especies más antiguas domesticadas fueron el mijo y el cerdo y en otra zona el arroz y los búfalos fluviales. Es posible que se produjera otra transición independiente al neolítico basada en tubérculos, legumbres y arroz.

En Africa las pruebas más antiguas de transición a la agricultura provienen de las tierras que bordean el valle del Nilo. Gradualmente se extendió a otras partes de Africa.

Subir al principio del documento

Última actualización: Mayo 2006
 

Página alojada en Filosofía.tk

 

© 2006 filosofia.tk