Volver al inicio

Busca en Solo Apuntes con FreeFind
← Tema 3 • •Hª Ciencia • • Tema 4 →

Iª Prueba presencial

Tema I.3:(c) La filosofía natural de Aristóteles: lógica, experiencia y ciencia demostrativa;

Bibliografía:Aristóteles, De Caelo

Autor: M.A.

Sentido que Aristóteles da (usa) con ouranos:
1) firmamento o esfera de las estrellas fijas
2) los cuerpos en contacto inmediato con dicha orbe (el cielo)
3) el universo en su conjunto

Libro I: Se propone el estudio de los cuerpos como objeto propio de la ciencia de la naturaleza, se discute la composición del cielo en su primera acepción (esfera de estrellas fijas). En el capitulo se considera cielo como universo. En los capítulos 5-7 se establece su finitud, 8-9 su unicidad y 10-12 su eternidad.

Libro II: Exordio que recapitula sobre la naturaleza del cielo como esfera de las estrellas fijas. Argumentación de la rotación Este-Oeste del primer cielo, recurriendo a analogías zoomórficas (ser vivo dotado de movimiento). Como ser vivo "tiene" posiciones arriba, abajo, derecha, izquierda, delante, detrás. La esfera gira empezando por los lados mejores para terminar en los peores (derecha-delante-izquierda-detrás). Según este planteamiento el polo sur es el superior. Argumentación del centro inmóvil de toda esfera aunque esta se encuentre en movimiento. Esta esfera exige también un cuerpo físico en reposo (la tierra) y una serie de elementos con movimiento diferenciado de los cuerpos celestes (motu circular) ascendentes o descendentes, limitados y que no pueden rebasar la constitución del mundo.

Estos elementos inferiores (cuatro elementos de Empédocles) se encuentran entre el centro del mundo y la órbita de la luna y por su imperfección están sometidos a cambios de generación, corrupción, que sólo son posibles por los diferentes movimientos de los cuerpos celestes, que dan lugar a los proceso de corrupción y generación. Esta distinción da paso a los capítulos dedicados al cielo en su acepción espacio-sideral. Argumenta a favor de la necesidad de la esfericidad del universo y de los astros, la dependencia de sus movimientos de las esferas continentes (Cáp. 7-12) en los último capítulos del libro se dedica (13-14) a caracterizar la tierra, esférica e inmóvil, por su ubicación en el centro del cosmos.

Libros III y IV:
a) elementos sublunares, su generación y su corrupción
b) "potencias" (propiedad inherente) a los elementos (peso, gravedad, ligereza o levedad.

Posible evolución en el pensamiento de Aristóteles

1ª etapa: Sólo se considera explicable el movimiento circular de los astros por la presencia en ellos de un "alma" incorpórea, ausente de los elementos sublunares.

2ª etapa: Explicación del movimiento circular de los astros puramente naturalistas: los cuerpos celestes giran en círculo por su propia naturuela intrínseca corpórea.

3ª etapa: Considerando naturales todos los movimientos elementales los explica por la influencia directa o indirecta de un motor inmóvil distinto de todos los cuerpos que mueve.

El De caelo guarda una estrecha relación con la Metafísica, el Acerca de Generación y Corrupción y los Meteorológicos y sólo se comprende como una contraposición a las tesis del Timeo.

Presupuestos Fundamentales

Cáp. 2, libro I: Postulados del edificio cosmológico de Aristóteles.
Se refirió a ellos en sucesivos capítulos y son los "primeros presupuestos"
a) Todos los cuerpos y magnitudes naturales son de por si móviles con respecto al lugar (pues la naturaleza es principio de movimiento)
b) Los cuerpos naturales son, por antonomasia cuerpos simples (elementos)
c) Todo movimiento respecto al lugar (traslación) ha de ser rectilíneo, circular o mezcla de ambos (recta y circunferencia son las únicas magnitudes simples)
d) Es circular el movimiento en torno al centro, y el rectilíneo es ascendente o descendente
e) Existe una correspondencia necesaria entre movimientos simples y cuerpos simples. A cada movimiento simple debe corresponderle un cuerpo simple.
f) Todo movimiento simple, aún pudiendo ser forzado ha de ser natural con respecto a otro.
g) A cada cuerpo simple le corresponde un único movimiento natural.

Estos son los presupuestos aristotélicos a "priori". La concepción aristotélica diverge de la platónica en la cancelación de la separación ontológica entre mundo natural y mundo ideal, reintroduce el reposo en la realidad material: seres siempre en reposo y seres alternativamente en reposo y movimiento.

Reintroduce en el propio concepto de movimiento una dimensión de consistencia ontológica que lo equiparan al "grado de realidad".

La idea de la naturaleza en Aristóteles es inseparable de los conceptos correlativos movimiento-reposo.

Naturaleza del cielo: el quinto elemento

A partir de los presupuestos y sin observación mediante, Aristóteles concluye que el mundo supralunar ha de estar constituido por un elemento radicalmente distinto a los elementos sublunares, el elemento dotado de movimiento circular clásicamente conocido por "el quinto elemento". De naturaleza divina, y diferente de la naturaleza viva (oposición divino/humana) sometida a generación y corrupción.

El elemento celeste no posee ni peso, ni ligereza, ni gravedad ni levedad.

Caracterización del universo en su conjunto

Consideración del mundo como totalidad espacio-temporal a partir del Capitulo IV, libro I.

Desde el punto de vista espacial: el mundo es finito en tamaño y único en número. Desde el punto de vista temporal es ingenerado, imperecedero y eterno.

Las tesis que dan coherencia interna a la cosmología aristotélica, podrían resumirse así:
1) Que el mundo sea eterno (no generado, no corruptible, no sometido a los procesos del mundo sublunar) es necesario para que el movimiento circular no tengo ni punto de arranque ni punto de fin.
2) Que el mundo sea limitado en tamaño es necesario pues sólo de este modo puede afirmarse que los movimientos ascendentes y descendentes de los cuatro elementos convencionales, producidos a lo largo de las trayectorias radiales tengan un límite preciso espacial y temporalmente.

La afirmación de que el mundo es único es el corolario de las dos tesis anteriores. La pluralidad de los mundos privaría de todo sentido la determinación absoluta del arriba y el abajo y los límites del universo.

Una lectura en profundidad del Libro I revela más conexiones conceptuales de las que se perciben a primera vista. Un aspecto destaca especialmente la dependencia de la estructura general del cosmos respecto de la "naturaleza divina" del elemento celeste.

Un universo único y finito garantiza puntos de referencia absolutos para los movimientos sublunares de corrupción y generación como para el movimiento inalterable de los cuerpos celestes.

Los astros: sus formas y movimientos

Tesis cosmográficas o de contenido astronómico "positivo". Casi todas concentradas en el libro II.

a) esfericidad de la última envoltura del universo y de sus capas intermedias.
b) Ordenación (parcial) de los astros respecto a la tierra.
c)Movilidad regular (pese a las apariencias de aquellos e inmovilidad de esta.
d) Tamaño aproximado de la tierra
e) Composición de los distintos cuerpos celestes, de la tierra y de los intermedios a partir de los diversos elementos.
f) Teoría de las esferas homocéntricas heteroaxiales portadoras de los planetas (incluidos el sol y la luna) como explicación de los movimientos aparentemente irregulares de aquellos.
g) Explicación de la apariencia ígnea de los astros por la supuesta inflamación del aire a causa del rozamiento con este de las masas planetarias (compuestas de éter)

Explicación del movimiento aparente de los planetas (hipodede, recorrido en forma de ocho) teoría de las esferas de Eudoxo de Cnido modificado por Calipo de Atenas, no aparece desarrollada aquí sino en la Metafísica (Cáp. 8. Libro II por la edición de Gredos) Las alusiones centradas en la idea de que el movimiento de los astros no admiten imperfección alguna. La irregularidad ha de ser combinación de movimientos regulares.

Mecánica terrestre y celeste

Se suelen representar las grandes diferencias entre la mecánica celeste aristotélica y la del siglo XVII en el geocentrismo/heliocentrismo y esfericidad) eliptidad de las órbitas pero las diferencias primigenias son de orden ontológico.

Las leyes mecánicas de Aristóteles se explicitan en el libro IV. Las principales podrían formularse así.

1) Hay un lugar natural para cada uno de los cuerpos elementales: el centro del universo y sus inmediaciones (el bajo absoluto o relativo) y el extremo o periferia y sus inmediaciones (arriba absoluto o relativo)

2) Hay correlativamente dos tipos de "potencias" (dynamesis) que diferencian los cuerpos entre sí, la gravedad o peso y levedad o ligereza (la primera obliga a los cuerpos a volver al centro, la segunda obliga a los cuerpos a elevarse). Estas propiedades permiten a los cuerpos volver a sus lugares originarios si se viesen apartados de ellos a la fuerza.

3) La gravedad o levedad de diferentes masas del mismo elemento es proporcional a los diferentes volúmenes

4) Las velocidades de caída de los graves y descenso de los leves son proporcionados a su peso o ligereza respectivos. Correlativamente sus tiempos de caída o ascenso son inversamente proporcionales al peso o la ligereza.

5) Conclusión como resultado de la tesis anterior: Las distancias recorridas en un mismo intervalo de tiempo por los graves o los leves son proporcionales a su peso o ligereza.

6) La velocidad de un cuerpo aumenta a medida que se aproxima a su lugar natural.

Estas son leyes de los movimientos naturales. Existe otro tipo de movimiento, los forzados, que son resultado de la interacción de dos principios: la resistencia correspondiente a la oposición que ejercen sobre el movimiento forzado bien un obstáculo inmóvil o bien la tendencia natural del cuerpo móvil a desplazarse en sentido contrario y una potencia que corresponde a la fuerza que corresponde a la fuerza que actúa sobre el móvil en sentido opuesto al de su movimiento propio.

La ley que rige estos movimientos dice que: la velocidad es directamente proporcional a la potencia e inversamente proporcional a la resistencia.

Aristóteles sólo da validez a las leyes 2-6 para los movimientos sublunares. La gran diferencia entre la mecánica de Aristóteles y la galileo-newtoniana es la escisión radicalmente mecánica celeste y terrestre.

La mecánica celeste aristotélica se rige por sólo una ley: la ley del movimiento circular constante y perpetuo del éter, exento por igual de gravedad y levedad (ingrávido). Este movimiento circular carece de principio o fin y es por tanto ilimitado temporalmente aunque finito espacialmente.

La física-mecánica aristotélica y la tradición.

Aristóteles interpreta los fenómenos sin presuponer estructuras ocultas a excepción de las esferas de Eudoxo. Los modelos presocráticos postulan mecanismos homogéneos con el mundo directamente accesible al hombre (más grado de especulación). El planteamiento geométrico de Platón es artificioso.

No sólo en la descripción espacial sino también en la temporal es más económica la imagen del mundo (imago mundi) de Aristóteles que la platónica. Las filosofías platónica y presocrática comportan una cosmogonía ausente de la cosmología de Aristóteles.

Otra de las razones que diferencian a Aristóteles es que mientras que el estatismo terrestre había sido explicado mediante causas ajenas a la tierra, Aristóteles le da un per se, es decir, por ser el centro de un universo rotatorio.

Aristóteles también es la síntesis (no sin contradicciones) de las tradiciones anteriores: por un lado la filosofía natural que ve en el movimiento de la materia un impulso inmanente (fisiólogos y atomistas) y la negación de la capacidad de movimiento a la materia sin la intervención de un principio (Empédocles, Anaxágoras, Platón)

El éxito de Aristóteles pudo deberse a su concordancia con lo observable: geocentrismo, oposición circular- rectilíneo entre los movimientos supralunares y sublunares, y oposición gravedad/levedad.

Los núcleos duros de la filosofía natural aristotélica no pudieron ser derribados hasta Newton.

Comentarios del Libro I del De Caelo, Aristóteles.

1. Sobre la Perfección del universo

La ciencia de la naturaleza versa sobre cuerpos y magnitudes, sus propiedades y movimientos como los principios de esta clase de entidades y sólo puede decirse de las cosas no artificiales que son naturales.

Las cosas naturales han de dividirse en tres partes: cuerpos, magnitudes y principios.

Lo divisible en partes siempre divisibles es lo continuo. Cuerpo es lo que puede dividirse por todas partes.

Para resolver el dilema de la divisibilidad y el continuo en Aristóteles hay que acudir a la Física (VI/1) y al Acerca de la Generación y Corrupción (I/2).

Las magnitudes: La que tiene una dimensión es una línea, la que tiene dos dimensiones una superficie y la que consta de tres es un cuerpo.

De acuerdo con la idea pitagórica sólo hay tres magnitudes porque tres veces equivale a todas partes: el tres define el principio, medio y final de todas las cosas y por tanto el tres contiene el número de todo (tríadas: la concepción de tríadas será enormemente importante en la medicina galénica y de cierta importancia en los alquimistas)

Este número (3) es el número de culto a los dioses{1}. Las denominaciones también se relacionan con el tres, decimos "ambos" para dos objetos y "uno y otro" a dos personas, pero "todo" solo se emplea cuando hay tres objetos.

La totalidad (tà pánta), el todo y lo perfecto no se diferencian en cuanto a forma (ten idean) sino en la materia y de las magnitudes sólo el cuerpo que las engloba en las tres puede ser perfecto (ni línea ni superficie reúnen estas condiciones) porque es un todo.

El cuerpo es divisible en tres direcciones y por tanto por todas partes. Las otras dos magnitudes, sólo puede ser divididas en una y dos direcciones. Las magnitudes continuas también son divisibles. Toda magnitud continua es divisible pero ¿lo son todas las cosas continuas? No es posible el paso de un cuerpo a otro tipo de magnitud, mientras que sí lo es en líneas (longitudes) y superficies puesto que son imperfectas. La perfección de los cuerpos impide este cambio en el estado.

2.El cuerpo dotado de movimiento circular.

¿Es el todo finito o ilimitado en su magnitud?

Sobre las partes específicas del Todo:

- De todos los cuerpos y magnitudes naturales se dice que son móviles con respecto al lugar y la naturaleza es el principio de su movimiento.

- El movimiento con respecto a un lugar lo llamamos traslación y tiene que ser o bien rectilíneo o bien circular o bien mezcla de ambos. Sólo los dos primeros son simples.

- Circular es el movimiento en torno al centro. Rectilíneo es el movimiento ascendente y descendente. Ascendente es el que se aleja del centro y descendente el que se acerca.

Toda traslación simple ha de darse, desde el centro, hacia el centro (rectilíneos) o en torno al centro. Se desprende de los principios (de forma lógica) señalados anteriormente. El movimiento y el cuerpo alcanzan su perfección en el tres.

De los cuerpos unos son simples y otros compuestos:

Simples: Todos los que por naturaleza tienen un principio de movimiento, fuego, tierra y sus elementos afines.

Los movimientos han de ser forzosamente unos simples y otros compuestos, moviéndose los mixtos según el elemento predominante.

Existe el movimiento simple. El movimiento circular es simple. El movimiento de un cuerpo simple es también simple. El movimiento de un cuerpo simple lo es incluso cuando es compuesto, porque domina el elemento más perfecto.

Subir al principio del documento

Notas

{1} Nótese el gran aprovechamiento que hará el cristianismo de este concepto aristotélico sobre la "magia" del número tres.



Última actualización: Abril 2006
 

Página alojada en Filosofía.tk

 

© 2006 filosofia.tk