Volver al inicio

Busca en Solo Apuntes con FreeFind
← Índice• •Teología• • Inicio→

Pensamiento Filosófico Prebíblico: Egipto y Mesopotamia{1}

Bibliografía: ESTRADA, Juan Antonio, Dios en las tradiciones filosóficas 1. Aporías y problemas de la teología natural, Ed. Trotta, Colección Paradigmas, Valladolid 1994

Autor: Apuntes elaborados por el Lic. Oscar Nicasio Lagunes López

1.- El pensamiento mítico

El paso de la tradición oral a la escrita es importante para el surgimiento y desarrollo de la tradición filosófica. El pensamiento reflexivo concienciado se deja notar en la redacción y tratamiento del mito. Lévi-Strauss habla de racionalidad del mito, concebido éste como un forma de conocimiento representativo y simbólico en la que hay una ordenación y sistematización del mundo (Dios en las tradiciones filosóficas 1, p. 33).

En el mito se advierte el asombro y el temor ante la magnitud y grandeza de la realidad. La realidad se impone como algo fascinante. Ésta es la base de la experiencia religiosa. La vivencia de lo santo que en el mito está enraizada en la vivencia cosmológica y antropológica, ya que hay una fusión entre lo divino, lo humano y lo cósmico (Ibid., pp. 33-34).

El mito responde al asombro del hombre ante la realidad para darle un significado que posibilite disminuir el terror y el desamparo. El asombro y la admiración por lo que existe hace que el hombre pregunte por el origen del mundo, que está conectada con la del significado del cosmos del cual forma parte el hombre (p. 34). El mito así se convierte en una lucha contra la negatividad del caos. El hombre lucha para encontrarle un sentido al cosmos, para ordenarlo, definirlo y clasificarlo, para hacer de él un hogar con significado en el que pueda ubicarse e integrarse (p. 37).

Antes del siglo VI todo lo que se había escrito estaba en forma de relato. Hay una relación entre las pre-filosofías orientales con el pensamiento griego. Los documentos antiguos recogen el pensamiento de las grandes civilizaciones antiguas de manera no sistemáticamente especulativa sino imaginativa, fantástica del antiguo cercano Oriente. Es por esta razón que el pensamiento mítico está basado en la fantasía. En cambio, el pensamiento especulativo trasciende la experiencia, porque la trata de unificar, explicar y ordenar. Para los antiguos, hay una dependencia intrínseca entre el hombre, la sociedad y el cosmos. Pero es el hombre y la sociedad quienes dependen en última instancia del cosmos.

El pensamiento mítico se caracteriza también por que éste carece de un método, entendido como un conjunto de pasos para llegar a un conocimiento racional y verificable, para llegar a descubrir la verdad. Además, todo el acontecer cósmico, social y político está relacionado estrictamente con la divinidad. Todo lo que sucede es por causa de los Dioses (v. gr. La mitología griega).

Los dioses son una personificación de las fuerzas de la naturaleza (El pensamiento prefilosófico I, p. 31). Y estos dioses son para el hombre primitivo la única forma de encontrar explicaciones a los fenómenos de los cuales él era espectador. De hecho, los dioses satisfacen la necesidad que el hombre primitivo tenía de buscar explicaciones.

La diferencia entre las actitudes del hombre antiguo y el moderno es la siguiente: para el hombre antiguo el mundo de los fenómenos es algo personal, es un tú. El mundo está dotado de vida, y todo lo que hay en él está dotado de vida. Esta forma de concebir el mundo se conoce como "animismo": las plantas, las bestias, el trueno, el oscurecimiento repentino, el hombre mismo, participan de la vida. En cambio, para el hombre moderno, el mundo es algo impersonal, un ello.

¿Qué es un mito? (Ibid., p. 32, § 1). El mito es un relato donde cuyo lenguaje es predominantemente figurativo y en donde se da el reconocimiento emotivo de los valores que el entorno genera en el hombre. Por ejemplo las categorías del tiempo y espacio son concebidas de manera muy distinta en el pensamiento mítico que en el filosófico. Para el pensamiento mítico el tiempo es entendido como sucesión de fases diferenciadas de la vida (nacimiento, desarrollo, reproducción, muerte).

Esquema elaborado por el autor de los apuntes

El hombre que está inmerso en el cosmos trata de explicar todos los fenómenos que experimenta de una manera imaginativa, por ello abundan las explicaciones metafóricas. Probablemente se pregunte el por qué, el cómo y el hacia dónde, pero en esas explicaciones no encontramos respuestas estrictamente lógicas. La razón de lo anterior se debe a que no se pregunta el cómo de este o aquél fenómeno sino por el quién.

Cassirer en sus reflexiones sobre el pensamiento simbólico sostiene que el mito y las ciencias son dos formas integrantes de aproximación a la realidad{2} . Aristóteles llama "teólogos" a los recopiladores y transmisores de los mitos, como Homero y Hesíodo; en cambio llama "filósofos" a los intérpretes de los mitos, comenzando por Tales de Mileto (p. 32). Kirk insiste en que las grandes fuentes de los mitos las tenemos tanto en la literatura griega con Homero y Hesíodo, como en el próximo Oriente con las culturas de Egipto, Babilonia e Israel. Además dice que el mito se remonta en el tiempo hasta el período neolítico (Dios en las tradiciones filosóficas 1, p. 32).

2.- Importancia del pensamiento prefilosófico.

Cabe señalar que el pensamiento prefilosófico es importante por varias razones. Primera, porque es indispensable estudiar las cosmovisiones (weltanchauungen) que influyeron en la formación del Génesis. Segundo, porque es el pensamiento que precedió a la filosofía y porque la filosofía como saber especulativo no puede prescindir de su pasado y de su evolución en el tiempo. Y por último, porque el amante del saber no puede dejar de lado lo que evidentemente es una forma de conocimiento y no menos apreciable.

En efecto, durante este estudio por las dos más grandes culturas de la antigüedad (Egipto y Mesopotamia), veremos cómo los Sumerios, quienes habitaron la cuenca de Mesopotamia entre las riveras del río Tigres y Éufrates, formularon la Epopeya de Gilgamesh (p. 30) cuya influencia se nota claramente en el Génesis. Esta epopeya habla de varios temas: el diluvio, la muerte -que es concebida como algo substancial y cuyo antídoto, la vida eterna se adquiere comiendo del árbol de la vida-, las culpas y el pecado -también se concibe como algo substancial, por eso se utiliza un chivo expiatorio, para enviarlo al desierto cargando con la culpa de la comunidad-,el mal está dotado de voluntad, de ahí los espíritus (p. 31, § 2).

El pensamiento mítico antiguo sirve para tener mejor apreciación del pensamiento griego, resaltando la originalidad de su pensamiento analítico. Los griegos lograron elevarse por encima de esas cosmovisiones, pero no hay que olvidar que todo ser pensante está dentro de una cosmovisión y en consecuencia piensa desde esa cosmovisión o visión total de la realidad en la cual participa con los demás miembros de la comunidad.

Dice el Dr. José Benigno Zilli Mánica en un artículo que publicó en la revista Mensaje que edita trimestralmente el Seminario Arquidiocesano de Xalapa, que "el estudio del trasfondo mítico primitivo sirve precisamente para poder apreciar la hazaña de los griegos y poner de relieve la originalidad de su pensamiento analítico... Aunque el pueblo griego tiene muchas islas, los griegos no fueron una isla en el sentido cultural...Conocieron muy bien el pensamiento prefilosófico de los egipcios y entraron en contacto con la cultura mesopotámica, y más allá todavía, con la de la India. Como es sabido, por medio de la lingüística los autores se han podido remontar en la familia de las lenguas indoeuropeas y han llegado muy lejos en el espacio y en el tiempo. No nació de la nada la cultura de Occidente" {3}

Subir al principio del documento

Notas

{1}Centro Superior de Estudios "Guillermo Nicolás". Facultad de Filosofía. Orizaba, Ver. A 10 de septiembre de 2004. Apuntes elaborados por el Lic. Oscar Nicasio Lagunes López, para la materia Pensamiento Filosófico prebíblico: Egipto y Mesopotamia. Quinto Semestre.

{2} ESTRADA, Juan Antonio, Dios en las tradiciones filosóficas 1. Aporías y problemas de la teología natural, Ed. Trotta, Colección Paradigmas, Valladolid 1994, p. 30.

{3}ZILLI MÁNICA, José Benigno, "¿Por qué se estudia el pensamiento prefilosófico o mítico?" en: Mensaje, n. 7, (2000), p. 13.



Última actualización: Abril 2006
 

Página alojada en Filosofía.tk

 

© 2006 filosofia.tk